árbol de navidad rojo y dorado

Uno piensa en Navidad e irremediablemente lo imagina todo con toques rojos y dorados. Y es que son los colores estrella de las fiestas más esperadas del año. Son un clásico que nunca falla, sobre todo para adornar el árbol. Elige adornos para tu árbol de Navidad en rojo y dorado, y tendrás un abeto tradicional que quedará perfecto en casas tanto de estilo clásico y atemporal como más rústicas y vintage.

Color y magia

Si tu estilo es sereno, clásico y atemporal, quizás no te atrevas a decorar con rojos tu casa durante el año, pero estamos seguros de que, en Navidad, el rojo se convierte en el color estrella de tu hogar. Porque, durante las fiestas más mágicas del año, todo vale y nos podemos permitir el lujo de ser excesivos. Como el rojo, el dorado también tiene un lugar destacado en nuestra paleta invernal. Lo elegimos sin complejos para todos los detalles de la casa: guirnaldas, adornos para el árbol, candelabros… Y la verdad es que, combinado con rojo, el resultado es precioso.

Cuestión de proporción

¿Necesitas ideas bonitas para decorar un árbol de Navidad en rojos y dorados? Vamos a empezar con estas tres:

Dorado predominante

Todo en dorado y un toque de rojo: este es un árbol para estilos clásicos, muy sofisticados y elegantes, como también lo es un árbol de Navidad blanco y dorado. ¿Cómo decorarlo? Puedes mezclar adornos de distintas formas pero que todos sean dorados. ¿Por ejemplo? Bolas en dorado mate, en dorado brillante o incluso con lentejuelas doradas; campanas y estrellas en dorado envejecido; cascabeles en dorado brillante… Una vez tengas tu árbol decorado con ese mundo infinito de figuritas, le añadimos el toque rojo. ¿Qué te parece rodear tu árbol en espiral con una guirnalda de acebo rojo, en vez de con una guirnalda de luz? Ideal, ¿verdad? 

Rojo predominante

Todo en rojo y un toque en dorado: vamos ahora a decorar tu árbol de Navidad en rojo y dorado de modo que el rojo sea el color dominante. Haremos lo mismo que hemos hecho con el árbol anterior: recopilaremos mil adornos de tonos rojos y esta vez los elegiremos de texturas distintas, como fieltro, metal, madera, cristal… sea cual sea el material del adorno, elígelo en rojo. Una vez decorado el árbol, le daremos el toque dorado con cintas doradas que caigan desde lo alto del árbol y una guirnalda de luz cálida que también añadirá destellos dorados. Aquí el efecto clásico y sofisticado del primer árbol ha desaparecido para dejar paso a un clásico más tradicional. 

50-50 Rojo y dorado

El equilibrio perfecto de rojo y dorado: elige tantos adornos en rojo como en dorado. Repártelos por el árbol de manera equilibrada. Si los escoges en acabados mates, envejecidos y desgastados, tu árbol de Navidad en rojo y dorado tendrá un efecto más moderno y actual que si los escoges con brillos. Este árbol pide una pequeña y delicada guirnalda de luz alrededor.  

Adornos originales para un árbol original

Sin embargo, aunque un árbol de Navidad en rojo y dorado es un árbol que nos remite a estilos clásicos, también podemos darle la vuelta y hacer de él un árbol de Navidad original. Aquí tienes 3 ideas estupendas para conseguirlo: 

  1. Un árbol muy british: vamos a darle un estilo inglés a nuestro árbol con adornos de cuadros escoceses. Bolas, corazones o estrellas forradas de tela a cuadros escoceses con el rojo como color dominante ¡y verás qué efecto! ¿El dorado? Aplícalo con toques aquí y allá de adornos ligeros.
  2. Estilo nórdico: elige adornos en rojo con toques blancos –bolas con dibujos de trineos o casitas, por ejemplo–, soldaditos de plomo, renos, etc. y combínalos con otros en dorado envejecido como cascabeles. No abuses de estos últimos y tendrás un árbol que respirará aire nórdico.
  3. Un miniárbol muy decorativo: este es un árbol de Navidad en rojo y dorado para aquellos que no puedan disfrutar de un abeto comme il faut: un árbol de Navidad pequeño muy, muy original. Olvídate del árbol tradicional. Vamos hacer un árbol de alambre dorado que podrás colgar de la pared o crear una estructura con él que se aguante derecha clavada en un trozo de madera rústica, por ejemplo. Hazte con pequeños detalles en rojo, de cristal, por ejemplo, y con acabado textil, y tendrás un árbol delicado y único con el que podrás decorar cualquier rincón de la casa.  

¡Qué no falten las luces!

Por mucho brillo que tenga, tu árbol de Navidad en rojo y dorado también necesita luces para árboles de Navidad. Como el rojo es un color intenso y el dorado tiene su propia luz, te recomendamos que no abuses de guirnaldas. Nuestro consejo es que elijas una guirnalda de pequeños LEDs que parezcan pequeñas luciérnagas volando entre las ramas: magia pura. 

¿Estás pensando que este año te apetece montar un árbol de Navidad rojo y dorado en casa? Descubre nuestra selección de adornos navideños. Te inspirarás y encontrarás verdaderos tesoros para conseguir que tu árbol brille más que nunca.