Descuentos de hasta -70% ¡Regístrate!

Decoración de mesas de boda

Para muchas personas el día de su boda es el día más hermoso de la vida. Las parejas esperan con ansias este día, lo disfrutan al máximo y lo recuerdan por mucho tiempo. Es especialmente importante que el día de la boda transcurra sin problemas. El lugar adecuado es tan importante como la buena comida, la ropa bonita y, por supuesto, una decoración armoniosa de la mesa. Para la boda simplemente se necesita una mesa de boda decorada festivamente que refleje la maravillosa atmósfera de amor y que encante a todos los invitados.

En la boda no solo importa el vestido: decoración de mesas de boda

Y así es. Una buena organización para una boda controlará siempre todos los detalles posibles (y se adelantará a cualquier imprevisto que pudiera surgir). Muchas personas consideran que es el día más importante de sus vidas, razón por la que se controla todo con sumo cuidado, y no hablamos solamente del vestuario, peluquería, discursos, fotógrafo, etc. Las mesas de boda que presentan una preciosa decoración, reflejo de la belleza relacionada con el evento, maravillarán a todos tus invitados. ¿Quieres tenerla también controlada? Pues fíjate en los siguientes consejos.

Primer paso: el color

No importa que la boda sea en invierno o en verano, o si es una celebración pequeña o grande: sea cómo sea, la mesa y su aspecto deben mimarse mucho. Una adecuada elección de los colores te ayudará a lograr este objetivo. Nosotros apostamos por cuatro opciones bastante interesantes a este respecto:

  • Opción 1. Para un ambiente noble y festivo, hazte con combinaciones basadas en plata y oro. Estos colores quedan de maravilla con jarrones de acabado brillante o manteles y servilletas de damasco blanco. Elegancia asegurada.
  • Opción 2. El rojo, sin embargo, desata toques de pasión y, en ocasiones, recuerda un poco a lo salvaje. Si el rojo es el color del amor, por qué no ponerlo en tus mesas ese día. Eso sí, intenta hacerlo dentro de su justa medida. Sin lugar a dudas, las rosas rojas sobre la mesa (en centros, guirnaldas, etc.) son una pieza clave.
  • Opción 3. Para dulcificar la mesa, los colores verde y blanco son los idóneos. Con unas sencillas flores blancas, acompañadas de unas ramitas verdes, conseguirás recrear una atmósfera de paz y tranquilidad. Si además te casas en primavera, irás muy acorde con la estación del año y sus tonalidades.
  • Opción 4. Por último, para un ambiente intenso y alegre, opta por el púrpura en elementos como las servilletas, velas, o candelabros, entre otros.

Segundo paso: objetos para decorar

Además del color, son necesarios múltiples objetos para adornar las mesas. Desde las tradicionales flores hasta ideas más modernas, como pizarritas. Mira, mira:

  1. Decoración con flores. Ya sabemos que son un clásico: centros de mesa de cristal, a juego con la mantelería y las sillas, con rosas, orquídeas, tulipanes, lirios blancos etc. Si tu celebración es en un jardín, podrías incluir incluso enredaderas, creando un ambiente de fantasía para los invitados.
  2. Decoración con velas. Con o sin flores, las velas son un acompañamiento perfecto para las bodas. Colócalas en recipientes de vidrio, como si fueran vasos llenos de agua. También existe la posibilidad de colgarlas. Evita que el olor de las velas, si son aromáticas, no sea excesivamente fuerte, pues podría molestar al resto de la gente. Intimidad garantizada.
  3. Decoración con frutas. Sí, como lo lees, con frutas. Aportarán mucho colorido a tu mesa, es una opción bastante original y, dependiendo del año, tendrás disponibles unas u otras. El verano pide limones en una fuente de cristal hermosa; el invierno, unas naranjas.
  4. Decoración con confeti y pétalos. No tienes que mezclarlos. Si buscas un punto fuerte de alegría, aplica el confeti; para un toque más romántico, los pétalos.
  5. Decoración con cámaras desechables. Tus invitados se harán muchas fotos espontáneas con estas cámaras. Se lo pasarán estupendamente y, sin duda, todos se acordarán de tu boda.
  6. Decoración con pizarras. Las pizarras con formas de pájaro o mariposa, por ejemplo, pequeñas, pero de calidad, son una posibilidad alternativa para indicar a la gente dónde tiene que sentarse. Escoge el color de tiza que más te guste.

Sin tarjetas no hay boda

En cualquier tipo de papel (más fino, más adornado), las tarjetas de mesa marcarán la diferencia con otros eventos que podrían ser similares al tuyo. ¿Y por qué? Te lo resumimos a continuación:

  • Razón 1. Los invitados sabrán en qué mesa y silla deben sentarse gracias a estas bellas tarjetas. Para que el paseo hasta su asiento sea más encantador, selecciona colores y formas que coincidan con el estilo decorativo general de la boda. Una idea redonda y perfecta.
  • Razón 2. Si te decides por las tarjetas para aplicarlas al menú, le darás un aire muy contemporáneo a una clásica cena de boda. Si tu evento es largo y consta de varias partes, en esa tarjeta, además de la comida, puedes incluir información sobre el resto de actividades que se realizarán antes o después de comer.
  • Razón 3. Con pequeñas tarjetas, incluso en forma de sobres, puedes guardar dulces obsequios, como bombones, caramelos o chocolates. Son pequeños y dulces detalles que amenizan mucho más la boda.
  • Razón 4. Puedes utilizar unos útiles soportes para que la tarjeta esté inclinada y la información se lea fácilmente. De este modo, puedes diferenciarla de otros elementos que estarán en la propia mesa.

¿La decoración de la tarjeta? ¡La que más te guste! Desde corazones más románticos hasta anillos, animales, etc. Intenta buscar imágenes identificativas asociadas con el matrimonio.

En fin, presta siempre mucha atención a los colores del banquete, los objetos decorativos y, sobre todo, no te olvides de las tarjetas. Si estás organizando tu boda, ahora ya sabes un poco más sobre cómo debes proceder ese día. ¡Sí, quiero!