-20% adicional en todas las ventas

toldo para porche y terraza

Los porches cerrados pueden convertirse en todo un refugio donde poder relajarse en cualquier época del año. Si cuentas con un espacio libre y te estás planteando cerrarlo ya que no le das el uso que se merece, no lo dudes más, cerrar un porche puede ofrecerte innumerables ventajas. Incorpora algunos metros cuadrados más a su casa cerrando el porche, creando así, una nueva habitación que puede ser utilizada de comedor, despacho, espacio chill out… ¡Las posibilidades son infinitas! En Westwing te contamos todas las claves para decorar y diseñar cerramientos de porches y conseguir los resultados que buscas. ¡Quédate y toma nota!

Las 5 ventajas de cerrar un porche

Si tienes un porche en casa al que no das demasiado uso, bien porque su situación no es la idónea para ser utilizada al aire libre o bien porque no has encontrado que uso darle verdaderamente a este espacio, una de las mejores ideas que puedes plantearte es cerrarlo. Así el espacio habitable de tu casa será mayor y podrás tener una nueva zona, más cómoda y acogedora donde pasar un rato agradable. A continuación, te contamos las ventajas de cerrar el porche de tu casa:

  1. Mayor espacio: Un porche cerrado bien aprovechado puede convertirse en una nueva habitación para la casa: una sala de estar, comedor o despacho o incluso como un invernadero. Independientemente de si apuestas por un cerramiento móvil o fijo, los materiales tienen suma importancia. La elección de uno u otro es lo que marcará la utilización futura de la instalación.
  2. Eficiencia energética y mejor climatización: Cerrando tu porche, ayudarás a climatizar tu casa en invierno, ya que el corrimiento siempre funcionará como barrera térmica, sobre todo si utilizas un material aislante como el PVC. Así en invierno el sol calentará la estancia y en verano puedes abrir los cristales para que la casa se airee.
  3. Menos ruido: Con un cerramiento de PVC o con un vidrio de gran grosor, el ruido se reducirá tanto en el porche como en el interior y podrás disfrutar de una casa mucho más tranquila y relajada.
  4. Mayor limpieza: Al no estar expuesto al sol a la lluvia y al aire, evitarás que esta zona se ensucie, lo que te ahorrará mucho tiempo.
  5. Más seguridad y privacidad: Cerrar tu porche disminuirá el riesgo de robo y además puedes ganar privacidad si apuestas por una instalación de cristales ahumados o espejados.

¿Te gustaría tener una casa de revista? Regístrate ya en Westwing y no te pierdas las rebajas de hasta el 70% para amueblar y decorar tu casa con estilo.

Tipos de cerramientos para porches

Hay distintos tipos de corrimientos, así que, dependiendo del resultado que busques y de las características que te ofrece el tuyo propio, puedes encontrar el diseño que mejor te convenga y más estético quede en tu hogar. Además, puedes cerrar el porche con poco dinero, ya que hay opciones para cada presupuesto.

  • Cerramientos con cristal: Es uno de los diseños más comunes y demandados, pero también uno de los más costosos. Su mayor ventaja es que un porche cerrado de cristal aumenta la sensación de espacio, dejando pasar la luz, haciendo la zona mucho más agradable y aportando seguridad. Es visualmente muy atractivo y puede aportar un look muy elegante y sofisticado a tu casa.
  • Cerramientos con PVC: El policloruro de vinilo es otro de los materiales elegidos para los cerrar porches, pero aunque es económico y además super resistente, no es el material más interesante en cuanto a estética.
  • Cerramiento con aluminio: El aluminio es un material muy versátil, además, es totalmente adecuado para cualquier tipo de espacio exterior. El aluminio es idóneo para viviendas que se encuentren en lugares con factores medioambientales extremos, como puede ser fuertes vientos, granizo duro o nieve intensa. Su resistencia y robustez lo hacen especialmente interesante para porches cerrados, además con él puedes conseguir un aislamiento hermético con el exterior. Si quieres dar un toque más moderno o industrial a tu casa, atrévete con un porche cerrado de aluminio.

Consejos para decorar un porche cerrado

Ahora bien, ¿Cómo podemos decorar esta zona para sacarle el máximo partido? Antes de empezar, es importante tener en cuenta que, en la mayoría de los casos, un porche sirve como nexo de unión entre el interior de la casa y el patio o jardín. A la hora de decorar porches cerrados, debes prestar atención a los muebles. Es un lugar para el relax por lo que no puede faltar, entre otras cosas, butacas o sillones que nos aporten esa comodidad y tranquilidad. Tampoco pueden faltar alfombras para crear ambiente y una mesa central para comer es casi imprescindible (si el espacio te lo permite). Te enseñamos las claves para decorar tu porche con estilo:

  • El sofá: El confort debe ser un elemento clave, por lo que un sofá cómodo y de calidad no puede faltar. Las opciones son amplias: sofás grandes, butacas, asientos o hamacas colgantes… Elige la opción que mejor se ajuste a la estética que quieres darle.
  • Crear ambiente acogedor: Este es de los consejos más importantes de los porches con encanto. Cuanto más acogedor sea tu porche, más tiempo querrás pasar en él y mayor uso le darás. Así que no dudes en convertirlo en un rincón sencillo pero a la vez lleno de detalles, que te transmitan belleza y calma y en el que sentirte rodeado de un entorno natural. ¡Se convertirá en tu lugar favorito de la casa! Para ello, alfombras, velas, farolillos, mantas de pelo, y todo tipo de elementos decorativos cálidos son necesarios.
  • Potencia las vistas: Si tienes la suerte de que tu porche cuente con unas vistas de ensueño, ¡no las desaproveches! Las vistas siempre son un aspecto muy interesante a tener en cuenta a la hora de diseñar el espacio. Ya sean al mar, a la montaña, a la ciudad o incluso a tu propio jardín, pueden añadir un toque aún más acogedor y dinámico al espacio. Por eso, no dudes en orientar los muebles hacia el paisaje para poder disfrutar de él siempre que estés allí. También puedes potenciarla con porches acristalados cerrados.
  • ¡Vivan las plantas!: Ya sea abierto o cerrado, en un porche que se precie no pueden faltar las plantas. Trepadoras, maceteros sueltos, hiedras, cactus o palmeras deben formar parte del paisaje diseñado para este tipo de estancias. Lo importante es que juegues, sin miedo, con diferentes tipos de árboles, arbustos y plantas salvajes. No hay límite de tamaño, todo dependerá del espacio con el que cuentes.