En decoración hay combos que no fallan. La unión de gris y blanco es ya una veterana en espacios como el baño, donde la sensación de higiene, los valores de amplitud y luminosidad y la estética atemporal son claros objetivos. Si estás pensando en reformar o redecorar tu aseo, un baño gris y blanco es un acierto seguro. Te contamos algunos trucos para que el resultado te sorprenda.

7 motivos por los que apostar por un baño gris y blanco

Sea cual sea el tamaño, estilo o tipo de cuarto de baño que tengas, se nos ocurren buenas y variadas razones por las que crear un baño gris y blanco es una buena idea:

  1. Si tu baño es pequeño… este mix de colores funciona. Elige un gris claro que, combinado con blanco, aportará una sensación de mayor espacio y diafanidad.
  2. Si tu baño es oscuro… el gris y el blanco te ayudarán a atraer más luminosidad. Este tip es útil sobre todo para un baño sin ventana.
  3. Si buscas serenidad… estas tonalidades destacan por ser neutras y crear atmósferas calmadas. Algo ideal en un baño, el lugar de la casa donde empieza y acaba el día.
  4. Si deseas que la reforma sea vigente durante mucho tiempo estéticamente… no dudes que el blanco y el gris son dos tonos que no pasan de moda.
  5. Si es un baño para un piso de alquiler… un baño gris y blanco será a prueba de gustos.
  6. Si quieres que destaquen los complementos, como toallas o accesorios… será el mejor fondo neutro para que resalten.
  7. Si le pides versatilidad en cuanto a estilo… un baño blanco y gris puede ser camaleónico. Dependiendo de cómo lo decores, será un baño de estilo moderno, clásico, industrial, etc.

¿Te gustaría tener una casa de revista? Regístrate ya en Westwing y no te pierdas las rebajas de hasta el 70% para amueblar y decorar tu casa con estilo.

Claves para diseñar un baño blanco y gris

Elige los clásicos sanitarios en blanco. El lavamanos, el inodoro, el plato de ducha o la bañera en porcelana sanitaria blanca serán los elementos centrales en este tono sinónimo de higiene y limpieza.

El gris lo podrás introducir en el resto de ítems, como revestimientos, suelo, mueble de lavabo, lámparas… Dependiendo de la intensidad de claridad que desees conseguir, opta por un tono de gris u otro. De más oscuro a más claro irán el gris antracita, el gris cemento o el gris claro casi blanco. Puedes optar por solo uno de ellos o jugar con varias opciones de esta gama para darle más dinamismo al cuarto de baño.

Si tienes un baño sin ventana o no especialmente luminoso, te recomendamos un revestimiento de baldosas en blanco. En el suelo, puedes permitirte un microcemento o baldosas de mosaico hidráulico en gris y blanco.

No te olvides de los accesorios de baño y textiles, como las toallas y albornoces. Si quieres reforzar la imagen de tu baño gris y blanco, elige piezas en estos mismos colores, para que el ambiente quede cien por cien coordinado.

Las gamas de grises que combinan con diferentes blancos

Te proponemos una serie de combinaciones a las que puedes optar dentro del binomio blanco y gris. Hacen match y ¡son las parejas perfectas!

  • Blanco puro y gris antracita, el mix para el contraste. Escoge el blanco más blanco para sanitarios, revestimientos y encimeras. Combínalo con un mueble y lámparas en gris oscuro, para logar un espacio elegante, con tintes industriales o masculinos.
  • Blanco crema y gris cemento. Esta mezcla conduce a la serenidad más absoluta. Un blanco roto, unido a un gris piedra o cemento, creará un baño relajante y luminoso.
  • Blanco tiza, con una ligera pizca de gris, con tono ceniza o azulado. Esta otra alternativa es ideal para baños de estilo nórdico.
  • Blanco lino, con una pincelada de marrón, y greige. Para baños de esencia natural, en el que quedan genial cestas de fibras vegetales y un ramo de eucalipto.

Si quieres conocer más sobre los diferentes tonos de blanco que nunca fallan y cuáles son los colores que combinan con el gris, no dudes en leer nuestros artículos al respecto para llenarte de inspiración. Descubrirás los muchos matices que tanto uno como otro esconden y las múltiples combinaciones a las que puedes optar en un baño blanco y gris.

Cómo decorar un baño gris y blanco

Una vez ya tengas el baño con sus elementos principales en gris y blanco, es hora de jugar con los complementos para darle personalidad. En esto también tienes muchas opciones, cuya elección dependerá del estilo que quieras para tu cuarto de aseo.

  • Con plantas, para un aire natural. Si a tu baño gris y blanco le añades plantas naturales, verás cómo el ambiente se transforma por completo. Existen especies de plantas que viven a gusto en el baño, que no necesitan mucha luz y sí humedad.
  • Con accesorios de madera y cestas de fibras vegetales, para un estilo boho. Si sumas a tu baño gris y blanco piezas realizadas con fibras naturales, podrás comprobar cómo pasa de ser un aseo aséptico a un espacio cálido y acogedor.
  • Con piezas en negro y metal, para un gusto industrial. Si te va el estilo industrial, coloca un espejo con marco metálico en negro, lámparas colgantes o apliques también en esta línea y revestimiento de pizarra en la ducha.
  • Con complementos en dorado, para un halo clásico. ¿Quieres aportar un estilo glamouroso a tu baño gris y blanco? Juega con los accesorios en dorado o cobre.
  • Con una decoración en blanco y mármol, para los minimalistas. Y es que si hay un material en auge, ese es el mármol, con su típico veteado en gris. Lograrás luminosidad y elegancia.
  • Con toallas de colores vivos, apliques de diseño original y piezas en tonos fuertes, para los que buscan darle un aspecto infantil. Y es que un aseo en blanco y gris puede ser perfecto para los niños, si sabes jugar con los complementos adecuados.
  • Con un suelo de mosaico en blanco y gris y textiles en tonos pastel, para darle un estilo vintage.
  • Con madera, un resultado ¡impecable! Si al dúo de blanco y gris lo convertimos en un trío, con muebles y accesorios de madera, el ambiente será perfecto. Luz, estilo y naturalidad convivirán en armonía.

En Westwing somos fans de la pareja formada por el gris y el blanco. Y si es en el baño, aún más. ¿Te unes a este tándem deco?