dormitorio abuhardillado

¿Cuántas veces has soñado con vivir en una bohemia buhardilla parisina? ¿O con disfrutar de un romántico dormitorio de techos bajos y tragaluces que te permitan dormirte viendo las estrellas? Los techos bajos e inclinados dan un aire aún más cálido, íntimo y acogedor a los dormitorios, pero también pueden ser un reto decorativo por sus dimensiones irregulares y la habitual falta de espacio. ¡Nada que no puedan resolver las mejores ideas y consejos que te ofrecemos desde Westwing! Déjate inspirar por la esencia de Montmartre y convierte esa habitación pequeña y poco aprovechada del desván en un dormitorio abuhardillado de ensueño.  

Distribuye bien y vencerás  

Un dormitorio abuhardillado no es un espacio convencional, ya que la inclinación del techo hace que presente características distintas, pero también infinitas posibilidades. El truco principal consiste en jugar bien con el espacio que nos ofrece. De ahí que saber cómo distribuir los muebles convenientemente será primordial. Estas son las soluciones para sacar el máximo partido al espacio:  

  • La zona de techo más alto deberás planificarla para poder estar de pie cómodamente. Sitúa el armario, la cómoda… –esas piezas frente a las que siempre estás de pie– y la zona de paso para acceder a todos los rincones del dormitorio. 
  •  La zona de techo más bajo será, en principio, la ideal para situar el cabecero de la cama, ya que, en esa área, siempre estaremos o sentados sobre la cama o estirados. También puedes ubicar aquí un pequeño tocador en el que sentarte a darte los últimos retoques. 
  • En un dormitorio abuhardillado hay un elemento que toma el papel de protagonista indiscutible: el techo. Es su mayor fuerza y flaqueza, y hacer un buen uso de él puede asegurar el éxito de tu habitación. Crea un punto de luz natural: instala una claraboya en el techo o una ventana abatible y sitúa la cama debajo. Así podrás despertarte con el primer rayo de sol y disfrutar de la magia de la lluvia mientras estás calentito en tu cama. 
  • Los muebles a medida son buenos aliados de la distribución en espacios pequeños como los dormitorios abuhardillados. Así, un armario realizado a medida para adecuarse a una pared con un techo irregular, hará que no se desperdicie ni un solo centímetro y ganarás metros para el resto de piezas del dormitorio.  

Consejo: cuanto más pequeña sea la buhardilla, menos muebles deberás acumular en ella y más ligeros deberán ser. 

5 Trucos para conseguir la máxima amplitud 

A parte de las claves para una distribución ideal, existen una serie de trucos con gran efecto para aumentar la sensación de espacio en un dormitorio abuhardillado. Aquí te los dejamos:   

  1. Instala un zócalo alrededor de la habitación

    Utiliza materiales luminosos y con un aspecto ligero como listones blancos –en posición vertical harán que la pared parezca más alta y en horizontal, más ancha–, un papel pintando de acabado textil en color claro o con estampado de tonos suaves y claros…  

  2. Coloca un espejo estratégicamente

    Observa por dónde entra el sol y, si puedes, coloca el espejo de tal manera que los rayos incidan en su superficie. El espejo rebotará la luz, multiplicará la claridad y con ello, la sensación de espacio. 

  3. Pinta las paredes y los techos de tu dormitorio abuhardillado de blanco

    No hay otro color que agrande más el espacio. Si lo contrastas con alguna pieza negra, como, por ejemplo, el marco de un cuadro o una silla –nada muy grande para no saturar–, conseguirás que, por contraste, el blanco se vea mucho más luminoso. 

  4. Introduce un color intenso

    Da un color intenso –o empapela con un papel pintado atrevido– la pared del fondo de tu dormitorio abuhardillado. Conseguirás darle profundidad. 

  5. Juega con la luz

    Si sitúas bañadores de luz en las paredes que iluminen los techos, estos parecerán alejarse hacia arriba, con lo que ganarás sensación de altura.  

La mejor decoración para un dormitorio abuhardillado 

Una vez distribuido el dormitorio y elegido los colores y estilo que tendremos en nuestro dormitorio abuhardillado, seguiremos con la decoración:

  • Apuesta por muebles ligeros y de colores claros y suaves para que no abigarren el espacio. Los muebles de madera blanca, de fibras naturales o piezas de última tendencia como los muebles de rejilla vienesa, son la mejor opción. Esto, tanto para armarios, como para camas, cómodas, etc. 
  • Para sillas o sillones, escoge piezas ligeras, con patas finas y de formas poco voluminosas. Funcionales y discretas. 
  • Pocos detalles decorativos pero muy bien elegidos. No decores con piezas con mucho peso visual o colores muy cargantes. Es mejor elegir cuadros y adornos de tonos serenos y no saturar paredes y muebles.  
  • Plantas. Que no falten. Una planta de hoja grande o pequeños ramos te conectarán mentalmente con el exterior y esto te hará percibir el espacio más “abierto” y natural.  
  • Las alfombras de fibras naturales o de colores claros cubriendo los suelos al máximo –sobre todo si son suelos oscuros– vestirán tu dormitorio abuhardillado y ayudarán a que lo percibas más amplio.  
  • La ropa de cama blanca o de tonos claros como el beige o los colores pastel ayudarán también a que tu dormitorio abuhardillado se vea más amplio y sereno. Piensa que la cama es la pieza principal de los dormitorios y adonde se va la vista inmediatamente, así que cuanto más clara sea, más percepción de espacio generará. 

Ahora que ya sabes cómo sacarle el máximo partido a un dormitorio abuhardillado, sigue conectado a Westwing y encontrarás toda la inspiración para darle tu toque personal. ¡Oh la la!   

¡Relájate al estilo parisino en un dormitorio abuhardillado!