Dormitorio romático

Una escapada romántica con nuestra pareja, unas vacaciones de verano juntos en un destino paradisíaco… ¿Cómo sería la habitación de hotel? Seguro que la imaginas romántica y perfecta. Y es que los decoradores cuidan cada detalle para que nuestra estancia resulte única y especial, tirando incluso pétalos de rosa sobre la cama o doblando las toallas  en forma de corazón o de cisne.  En Westwing queremos que la magia no se acabe al volver a casa, así que hemos elaborado una lista con los detalles que no pueden faltar en un dormitorio romántico. Con ellos, conseguiremos hacer de nuestro dormitorio un oasis donde refugiarnos con nuestra pareja y donde poder olvidarnos de la rutina diaria y soñar… ¡con la próxima escapada!  

10 Trucos para tener un dormitorio romántico de película

Si quieres conseguir un dormitorio romántico en el que sumergirte cada noche te recomendamos que incluyas estos 10 elementos clave:

  1. Para empezar, ¡que no falten las flores!

    Un ramo de flores frescas decorando un bonito jarrón hará que tu dormitorio respire romanticismo al instante. Puedes colocarlas sobre la mesita de noche o sobre la cómoda. Los jarrones de cristal tallado son especialmente románticos, pero también lo son los de loza o los jarrones de cristal tintado –muy de moda–.

  2. Cojines en abundancia 

    Es uno de los must have de los dormitorios románticos. Llena la cama de cojines de diferentes tamaños combinando colores y estampados –los colores empolvados y las flores siempre aportan carácter romántico a los espacios– con la ropa de cama y le regalarás confort y mimo a tu habitación. Las  telas mullidas y con relieves se llevan mucho, y dan toque boho y actual a la decoración de un dormitorio de matrimonio romántico.

  3. Iluminación suave y mágica

    Para crear un efecto romántico con las luces de nuestro dormitorio, podemos elegir lámparas de pie o de pared con luz cálida y tenue o que permitan regularse porque incorporen dimmers en su sistema. También, si se trata de una ocasión especial como el cumpleaños de nuestra pareja o nuestro aniversario, podemos decorar el dormitorio con velas. Lo ideal, por seguridad, es hacer un centro de velas en una bandeja o poner farolillos en el suelo con bombillas: los de fibra se llevan y las luces que irradian desde abajo no deslumbran y crean un ambiente mágico. 

  4. Mucho más que cuadros 

    Otra manera de transformar nuestra habitación en un dormitorio romántico es añadiendo un toque personal con nuestras fotos favoritas. Decorar una pared con una composición de imágenes de vuestros mejores momentos será ideal. Consejo: si son fotos en blanco y negro quedarán mucho más elegantes y serenas en el dormitorio. Monta tu composición con marcos que combinen entre sí y tendrás un conjunto romántico y muy decorativo.

  5. Alfombras mullidas 

    Una gran alfombra de pelo largo que abarque toda la cama es una apuesta que aportará romanticismo a tu dormitorio. Puedes colocarla a un tercio de distancia de la pared del cabecero de tal manera que sobresalga tanto por los lados como por los pies. Vestir una habitación también desde el suelo hace que el espacio se vea más acogedor y esto lo hace más romántico. Apuesta por alfombras con un punto satinado, porque los brillos son románticos.

  6. Rodéate de terciopelo

    En la decoración de un dormitorio de matrimonio romántico, no puede faltar alguna pieza de terciopelo. El terciopelo es sensual y elegante, y, además, es máxima tendencia. Puedes incluir en tu dormitorio romántico un cabecero tapizado, un puf de terciopelo, un banco de terciopelo –se llevan con formas orgánicas– o simplemente cojines de terciopelo para completar tu cama.   

  7. A la orilla de la chimenea  

    No hay nada más romántico que acurrucarse en pareja en el sofá a observar las brasas de la chimenea. Sin embargo, realizar obras en casa para montar una no siempre es posible y aún menos si se trata de nuestro dormitorio. Por esta razón, te sugerimos una alternativa más económica y funcional: una chimenea eléctrica.  

  8. Amor se escribe en oro 

    En un dormitorio romántico no puede faltar el efecto oro. El color dorado conlleva un toque chic, glamuroso, íntimo y romántico. Aplícalo en detalles como lámparas, objetos decorativos o marcos de espejos. Por cierto, ¡que tampoco falten los espejos! Si es redondo, acompañando un tocador, tendrás un rincón romántico ideal.  

  9. Camas con dosel 

    La cama es una de las decisiones más importantes en la decoración de un dormitorio de matrimonio romántico. Cuanto mejor vestida y más recogida, mejor. Los cabeceros tapizados en terciopelo, en lino, con tachuelas o tipo capitoné, son ideales. Pero si hay una cama que se lleva la palma en términos de romanticismo es la cama con dosel. Si tienes espacio en tu dormitorio, no lo dudes y apuesta por una cama como esta.  

  10. Paredes y techos con historia 

    Las molduras consiguen crear espacios realmente románticos. Instala molduras en los techos o decora las paredes de la habitación con un arrimadero o la pared del cabecero con una composición a base de cuarterones. Verás qué cambio da tu dormitorio.  

Truco extra: Vuestros tesoros, a la vista 

Una cómoda, una estantería abierta, un tocador… Cualquiera de estos muebles auxiliares puede convertirse en un mostrador para vuestros tesoros. Cuadros que os inspiren amor, esculturas, jarrones para ese ramo de flores que no puede faltar en un dormitorio romántico, bandejas para velas, perfumes o joyas…

Consejo: apuesta por un par de colores o materiales en todos estos artículos y no satures el mueble. Menos es más y aporta serenidad y belleza. 

¿Ya sabes cómo decorar tu habitación? ¡Déjate inspirar por el amor y consigue el dormitorio romántico perfecto siguiendo los trucos y consejos de nuestros mejores expertos en decoración de interiores! Hazte un profesional de la decoración y el estilo con la guía Westwing. Regístrate gratis y descubre un mundo de decoración. 

¿Te gustaría tener un dormitorio romántico?