dormitorio pared tierra

Una habitación muy pequeña convertida en un dormitorio espectacular. El reto es posible si sabes cómo decorarla. Sigue los consejos de nuestros interioristas en Westwing sobre cómo sacar partido a los espacios pequeños y verás la transformación que experimentan esos metros cuadrados llenos de posibilidades.

Habitación muy pequeña: una cuestión de proporciones

El truco número uno para aprovechar el espacio en una habitación muy pequeña es escoger y combinar los muebles en las proporciones adecuadas. Si pueden ser muebles a medida, siempre será mejor. Elige muebles minimalistas y funcionales a la hora de decorar una habitación de matrimonio pequeña.

¿Cuál es el elemento que arrebata la atención en tu habitación muy pequeña?

Otra regla de oro: elegir un único elemento focal. ¿Has identificado ya cuál es la pieza que roba la atención en la decoración de la habitación de matrimonio pequeña? Procura que sea un objeto estratégico. Y es que cuando más reducidas son las dimensiones de la habitación, más importante se vuelve elegir bien ese primer elemento de diseño que va a capturar nuestro ojo.

Un cuadro, una lámpara de diseño o un objeto potente, en tonos flúor, como una luz de neón que presida alguna de las paredes de la estancia. Define bien el punto focal y dale el protagonismo que merece en tu dormitorio.

Elige una cama baja para una habitación muy pequeña

No tienes por qué renunciar a una cama de matrimonio en tu habitación pequeña. Puedes disfrutar de una cama doble pero, eso sí, que sea baja. Desde el clásico tatami a somieres de patas bajas, con los que el aire circulará libremente bajo la cama y la habitación se hará más fresca. Optar por una cama baja te hará ganar espacio y combatir la sensación de saturación que puede generarse en un dormitorio muy pequeño y mal decorado.

Prioriza los elementos a incluir en una habitación pequeña

Si el espacio es reducido, debemos hacer un pacto con nosotros mismos: es imposible tenerlo todo. ¿Cabecero o cuadro que presida la cama? Quédate con uno de los dos, no incluyas nunca demasiados elementos decorativos en un espacio con pocos metros cuadrados. La regla del menos es más será tu gran aliada.

¿Necesitas una mesita de noche? Haz que acompañe la cama sin robarle protagonismo. Mesitas de noche integradas en otros muebles, mesitas de pared que no necesitan patas o mesitas de pequeñas dimensiones y en blanco suelen ser aciertos en los dormitorios reducidos. Elige mesitas de apariencia ligera, para que la estancia no resulte densa a simple vista. Por último: no la satures. En la mesita de noche de una habitación muy pequeña debes incluir solo los elementos imprescindibles. El libro que estás leyendo o una pequeña lamparita serán suficiente. Lo demás, resérvalo para otros espacios de almacenaje más amplios.

Cuida la ropa de cama en una habitación muy pequeña

¿Recuerdas lo que hemos comentado el punto focal? Quizás tu ropa de cama acabe por robar un protagonismo indeseado en el dormitorio. Si la habitación es muy pequeña y la cama es de matrimonio, a falta de otros objetos con mayor presencia, este se convierte en el punto central del cuarto. Por ello, es muy importante elegir apropiadamente la ropa de cama. Al fin y al cabo, no deja de ser un elemento decorativo y no uno menor, precisamente.

Ante todo, recuerda la norma básica: no saturar. Libera tu cama de pesadas almohadas y cojines por todas partes. Lo único que conseguirás con esto, lejos de hacer que el espacio resulte más acogedor, será recargarlo y hacer que el ambiente pueda llegar a resultar asfixiante.

Haremos del minimalismo ley una vez más. Nos gustan las camas despejadas en habitaciones reducidas. Contribuyen a la armonía del espacio. Para el revestimiento de la ropa de cama, decántate por un estampado en tonos pastel que aporte sofisticación y mucho estilo.

Habitación muy pequeña en tonos claros

Si tienes dudas con el color de tu dormitorio, apuesta por el blanco, los tonos neutros y los materiales naturales. ¿Te parece soso y sin contraste? Búscalo dándole protagonismo al suelo y atreviéndote con algo rompedor. ¿Quizás un suelo geométrico o quizás prefieras jugar con los acabados en crudo? Las texturas y las formas serán tus aliadas. Pero no los colores estridentes. Emplea los tonos naturales como protagonistas y si necesitas una nota de color, haz que sea con pequeños toques vibrantes, nunca como color protagonista de las paredes de la estancia.

Almacenaje inteligente para una habitación muy pequeña

Valora cuánto espacio necesitas realmente para guardar enseres. Y ubícalo en los mejores puntos: una cama con canapé o una sencilla estantería que sea, además, un expositor de tus prendas y pertenencias más vistosas cumplirán una doble función y quedará de lo más chic en tu pequeño dormitorio.

Diseño en vertical para una habitación muy pequeña

¡Nos vamos al techo! Claro que sí: el espacio en vertical también cuenta como espacio disponible para decorar y es una solución ideal cuando tenemos los metros justos.

Estanterías de suelo a techo, asientos colgantes, mesitas de noche de pared y muebles de apariencia liviana, más largos y más estrechos… Existen grandes posibilidades para aprovechar los metros disponibles hacia lo alto. Por eso, pensar en vertical, es un gran truco para decorar una habitación muy pequeña.

¿Has anotado ya todos los consejos que los interioristas de Westwing han preparado para ti? Con estas ideas, el reto de transformar una habitación muy pequeña en un dormitorio de matrimonio al que no le falta de nada, es posible. Ahora solo queda disfrutar de un merecido descanso en un lugar en el que cada detalle está pensado para tu confort. ¡Que tengas dulces sueños en tu nuevo dormitorio!