Dormitorio pequeño

Son un verdadero rompecabezas. Hacen que los interioristas agudicen al máximo su ingenio. Nos obligan a pensar con cautela cada pequeña decisión de diseño. Pero cuando conseguimos unir funcionalidad y estética en espacios pequeños la satisfacción es máxima. Te contamos cómo aprovechar espacios pequeños sin morir en el intento. Sigue los consejos que nuestros interioristas han preparado para ti y consigue el pequeño gran hogar que te mereces.

Filosofía minimalista para espacios pequeños

El reto es diario. Y es que cada vez es más habitual que nuestra vivienda sea de reducidas dimensiones. Las ciudades y su densidad lo imponen como norma: las casas y pisos pequeños están a la orden del día y, ante la necesidad de no prescindir de lo más importante en apenas pocos metros, se vuelve fundamental prestar atención a un diseño inteligente.

Cambiar el concepto es algo fundamental si tu vivienda es de dimensiones reducidas. Olvídate de querer “tenerlo todo”. En primer lugar, es imposible y, además, no lo necesitas.

Unirte al catecismo del “menos es más” te hará muy feliz, especialmente en una vivienda de dimensiones reducidas o un estudio pequeño. Pero es que muchas veces las pequeñas proporciones también nos hacen la vida más cómoda cuando nos invitan a incluir en casa solo lo necesario.

De manera que el mensaje está claro, comienza por aclarar los usos de tu hogar, identificar cuáles son tus actividades favoritas, aquellos pequeños placeres a los que no quieres renunciar y las cuestiones totalmente imperativas. Cuando lo tengas claro, sabrás también cómo decorar espacios pequeños. Regla número uno: incluye lo estrictamente necesario.

Prioriza la cocina si eres todo un chef, elimina cortinas y abre grandes ventanales si la luz natural es tu fetiche en el hogar, hazte con una buena butaca si lo tuyo es pasar horas y horas leyendo bajo una lámpara de pie, tal vez lo que necesitas para trabajar cómodo desde casa es un despacho pequeño, o dale la importancia que merece a la mesa de comedor si será el centro neurálgico de las reuniones familiares. Y claro, si recibir invitados en casa es lo que más ilusión te hace, pues una buena sala de estar pequeña es para ti. Las necesidades y las jerarquías las estableces tú. Y es que lo más importante es que sea tu casa la que se adapte a ti.

Espacios pequeños: la regla de más a menos

Menos es más y de más a menos. Dos reglas fáciles de recordar a la hora de decorar espacios pequeños. Vamos con la segunda.

¿Qué implica decorar de más a menos? Empezar por las piezas más voluminosas, como armarios, sofás, estanterías y otro mobiliario de almacenaje como un trastero pequeño, seguido de mesas auxiliares, sillas, puffs y culminando con los elementos textiles y los accesorios.

Seguir este orden para diseñar el espacio te ayudará no solo a optimizarlo y aprovechar mejor cada pequeño rincón, sino también a conseguir la integración del espacio en lo que a estética y armonía entre las piezas se refiere.

Todo al blanco en espacios pequeños

Si tienes que apostar por un color con el que revestir un espacio pequeño, no hay duda.

Blanco, tonos neutros, colores claros. Quieres que atraigan la luz que un pequeño hogar necesita. Y no hay una gama mejor que los tonos crudos y blancos para lograrlo.

Además, decidirse por esta gama cromática trae consigo otras ventajas, como su facilidad para combinar con otros tonos, texturas y materiales. El blanco es espacialmente útil en baños pequeños, ya que da sensación de amplitud y limpieza.

Siempre tendrás tiempo a reactualizar la estancia y cambiar su estilismo jugando con los accesorios y con otros elementos ornamentales, como las plantas. Haz que sean los demás objetos decorativos los que aporten en tu hogar el toque de color y mantén, para triunfar, la base cromática siempre en tonos claros y blancos. También puedes optar por montar un baño pequeño moderno, lleno de colores tendencia e iluminación práctica.

Sigue leyendo: si los espacios pequeños son lo tuyo y te encanta decorarlos con todas las tendencias, no dejes de descubrir nuestros consejos para una acogedora entrada pequeña, una habitación juvenil pequeña, y hasta una casa de campo pequeña.

Muebles multifuncionales para espacios pequeños

Otra regla de oro para decorar espacios pequeños: un mobiliario que pueda ser fácilmente optimizable. Es decir: muebles que no tengan un solo uso. Cuando más flexibles y adaptables, mejor.

Para ello, los muebles a medida y los muebles modulares son la opción estrella. Pero no solo. Muchos muebles estándar cuentan con un diseño inteligente que los vuelve multifunción. Y son estos los que nos interesa incorporar en pequeñas estancias.

Un salón pequeño moderno que sea a veces despacho, un salón transformable en comedor… Los espacios pequeños tienen que tener la capacidad de ser flexibles y, por tanto, sus muebles también.

Camas con canapé, mesas de centro con almacenaje, paragüeros, percheros y bodegueros, todo en uno, estanterías instaladas bajo la escalera del dúplex, armario reconvertidos en escritorios diurnos ocultos tras puertas correderas cuando no se usan… ¡Las opciones son infinitas y muy divertidas! Perfectas para poner la imaginación a punto.

Recuerda que los muebles muy funcionales y livianos serán un must para triunfar en la decoración de espacios pequeños. Prueba a colocar un burro de metal a modo de vestidor pequeño en tu dormitorio.

Diseña en vertical en espacios pequeños

Lleva la vista al techo. Los metros que ocupa tu casa hacia lo alto son de extraordinaria utilidad decorativa. ¿No se te había ocurrido? ¡Es hora de diseñar apuntando alto!

El diseño a doble altura es perfecto para hogares pequeños que tienen, no obstante, techos altos. Con ello podrás instalar, por ejemplo, una cama elevada en la habitación muy pequeña, dejando bajo ella una zona estupenda para convertir en espacio chill out, en despacho o en zona de almacenaje.

¿Tienes un salón pequeño, pero sueñas con tener una biblioteca? ¡Instálala en una de tus paredes, desde el suelo hasta el techo! Juega con las escaleras para añadir una nueva división en tu hogar: la que diferencia la primera altura de la segunda. Esto añade una nueva dimensión a las tradicionales divisiones y llena nuestro hogar de nuevas posibilidades en los que a diseño se refiere.

Además, las estanterías de pared y las librerías, que tan útiles resultan como espacio ornamental y espacio de almacenaje, suponen también elementos extraordinarios para establecer fronteras en distintas estancias sin necesidad de recurrir a compartimentar espacios de manera más invasiva, como lo haría un tabique. Y es que la verticalidad es también una regla de oro en el diseño y aprovechamiento de espacios pequeños.

Ahora, con los consejos de nuestros interioristas, ya sabes cómo sacarle el máximo partido a todos los metros cuadrados de tu casa y vivir a lo grande. Si has disfrutado esta guía, te invitamos a descubrir todo sobre lavaderos pequeños.