jardines verticales con macetas

¿Quieres transformar un pequeño patio en todo un jardín? Tenemos la solución perfecta: los jardines colgantes. Esta ubicación y disposición de las plantas te permitirá tener verde, mucho verde, en tu exterior sin restarle ni un ápice de espacio al suelo. Con un jardín colgante, ¡todo son ventajas!

Cómo hacer un jardín colgante

Las plantas colgantes son una de las opciones favoritas de decoradores e interioristas para ganar metros en espacios pequeños, sin tener que renunciar al verde. Además, encajan en cualquier estancia, jardín interior o exterior. Son capaces de transformar por completo un ambiente con su sencilla presencia, que normalmente adorna un rincón especial. Para crear un jardín colgante en tu casa, sigue estos consejos:

Escoge el rincón

Las plantas colgantes son muy prácticas para añadir en cualquier rincón de la casa. En el caso de los jardines pequeños, no renuncies a rodearte de naturaleza y recurre al diseño de un jardín colgante. El porche, un patio, incluso un balcón, pueden convertirse en todo un vergel.

Truco Westwing: busca zonas que no sean de paso. Estas plantas, al estar colgadas, es importante ubicarlas en lugares poco transitados para evitar accidentes, como molestos golpes en la cabeza.

Los tipos de plantas ideales para un jardín colgante

Todas las plantas pueden ponerse en una maceta con algún tipo de soporte que las tenga colgadas del techo, pero existen variedades más adecuadas para esta situación, ya que las especies con hojas lánguidas, que cuelguen en cascada, son las más espectaculares en este caso. Te decimos qué plantas quedan mejor para estar colgadas:

  • Poto o potus: es una planta tragadora con porte colgante muy resistente, que necesita poca agua y luz indirecta.
  • Pilea colgante: de hoja pequeña y muy característica, esta planta es perfecta para colgar. No le gustan las corrientes de aire ni el sol directo. Mantén su tierra húmeda, sin encharcar.
  • Cinta: no requiere de mucho riego, con una vez por semana es suficiente. Sus abundantes hojas caen en cascada, por lo que es una planta perfecta para tener en estantes altos o colgada.
  • Ortiga de terciopelo: sus hojas moradas añaden un toque de color a los espacios al instante. Necesitan luz indirecta y un riego de una vez por semana.
  • Sedum morganianum o burrito: para los amantes de las suculentas, esta es la planta colgante ideal. Crece muy rápido, necesita luz indirecta y riego cada dos semanas.
  • Monstera: esta especie puede llegar a crecer a modo de enredadera. No necesita demasiados riegos, con una vez por semana basta.
  • Helecho: es una de las plantas colgantes favoritas, aunque requieren de un ambiente fresco y húmedo. En cuanto a su riego, mejor cada 5-7 días.
  • Planta del rosario: sus hojas en forma de bolitas caen creando una imagen perfecta cuando se ubica colgada. Se trata de una suculenta que necesita mucha luz, aunque indirecta, y requiere pocos riegos, uno cada 15 días.
  • Collar de delfines: es muy parecida a la planta anterior. La única diferencia es que crece con forma de pequeños delfines, de ahí su nombre. Aguanta bien con poca luz y necesita agua cada dos semanas.
  • Petunia colgante: necesita luz solar y riegos frecuentes, pero resulta muy decorativa en jardines gracias a sus flores de colores intensos.
  • Fuchsia hybrida o fucsia: conocida popularmente como “pendientes de la reina”, es una de las especies de plantas colgantes más valoradas por la espectacular belleza de sus flores.
  • Gitanilla: típica de los patios y jardines mediterráneos, da flores todo el año si está al sol y recibe riegos constantes.

Las macetas más idóneas para un jardín colgante

Los maceteros colgantes visten mucho y resultan decorativos. Los puedes encontrar de una sola pieza (maceta y soporte en uno) o bien en dos piezas separadas (maceta por un lado, soporte por otro). De cerámica y macramé, de barro y cuerdas vegetales o de cristal y fibras naturales son las combinaciones que más se llevan.

Los mejores soportes para colgar las plantas

En primer lugar, asegúrate una buena sujeción, ya sea en la pared o en el techo.

  • Macramé: se trata de una técnica artesanal muy antigua que lleva años causando furor en decoración. Se integra bien en estilos más bohemios y se puede combinar fácilmente con maceteros de distintos materiales.
  • Sistemas de sujeción para macetas de fibras vegetales: de mimbre, de cuerda de cáñamo, de yute… los soportes para macetas colgantes de fibras naturales aportan un toque rústico chic.
  • Tableros de metal: otra opción para decorar con plantas colgantes es usar un tablero de metal. Gracias a sus pequeños huecos se puede añadir, con la ayuda de colgadores, diferentes maceteros.
  • Estantes flotantes sujetos del techo por cuerdas. Una solución muy moderna, sobre todo si optas por cuerdas de colores para sujetar el estante que a su vez soporta la maceta.
  • Macetas o jardineras a pared, sujetadas por ganchos. Típicas de los patios andaluces, este sistema de sujeción tradicional queda bien en cualquier porche, patio o balcón.

Consejo Westwing: ten cuidado con el peso. Has de pensar que, al regar las plantas, aumenta el peso total.

Tipos de composiciones para un jardín colgante

Poner las plantas a diferentes alturas, colgando del techo, creará una sensación de dinamismo a cualquier rincón. Opta por números múltiplos de tres para tus composiciones con plantas colgantes.

Combinaciones de plantas y colores para un jardín colgante

Si quieres un jardín colgante verde, selecciona especies sin flor. Si por el contrario, deseas un jardín colgante colorido, decántate por especies floridas de diferentes tonalidades, coordinadas o en contraste.

Cómo regar un jardín colgante

Te recomendamos un riego manual con regadera, para que puedas adaptar los tiempos y cantidades más precisas para cada tipo de planta colgante. Para las hileras que estén más altas y sean difíciles de alcanzar, puedes instalar un sistema de riego por goteo conectado a una manguera.

¿Te gustaría tener una casa de revista? Regístrate ya en Westwing y no te pierdas las rebajas de hasta el 70% para amueblar y decorar tu casa con estilo.

DIY: cómo hacer un jardín colgante con botellas

Si te van las manualidades y eres fan del reciclaje, anímate a crear tu propio jardín colgante reutilizando botellas de plástico. Aquí tienes el paso a paso:

  1. Necesitarás tantas botellas de plástico de dos o tres litros como quieras en tu jardín colgante, cuerda resistente o cable y dos arandelas por botella.
  2. Realiza cuatro pequeños orificios, dos en cada extremos de la botella.
  3. En la zona central del recipiente, ayudándote con unas tejieras, corta formando un agujero central de 10 x 20 cm.
  4. Introduce el cable de acero o la cuerda por los dos agujeros de un extremo y luego haz lo mismo en el otro lado donde hayas perforado.
  5. En una viga del techo, fija un perno que sobresalga unos 7 cm. De él colgará un sistema compuesto por cáncamo cerrado, tensor gancho ojo y cable. Serán las piezas de fijación para sostener y enganchar los cables y la estructura de tu jardín colgante con botellas.
  6. Para fijar las botellas, usa abrazaderas que sirvan como tope en la parte inferior.
  7. Las abrazaderas se ponen separadas por 50 cm, haciendo 3 hileras, de 3, 2 y 3 macetas.
  8. Rellena las botellas con sustrato: procura que sea una mezcla ligera que asegure un buen drenaje. Te sugerimos compost, perlita y turba.
  9. Planta: elige especies que tengan un desarrollo superficial, tipo plantas aromáticas.