salon nordico rustico

La belleza, la luminosidad de las casas nórdicas y escandinavas encajan a la perfección con la naturalidad del estilo rústico. La combinación entre ambos dará como resultado un ambiente cálido, depurado, con líneas simples pero con mucho carácter. La clave está en los colores suaves y los materiales naturales. Si te apasiona de esta combinación, ¡estás de suerte! Conseguir un resultado armonioso y natural entre ambos estilos en casa es muy fácil. En Westwing, hemos recopilado las mejores ideas para que puedas conseguir un salón nórdico rústico a tu estilo. ¿Te vienes a descubrirlo? 

6 Imprescindibles para crear un salón nórdico rústico:

Incorporando un toque escandinavo a una decoración rústica, ganarás luminosidad y conseguirás un aspecto más renovado y depurado, con piezas que hacen contraste y colores que darán más vida a tu salón. Si partes de una decoración nórdica, un toque rústico aportará calidez y un aire muy natural y hogareño. A continuación, te damos las claves para crear una combinación armoniosa con estos 6 imprescindibles pare tu salón nórdico rústico:

¿Te gustaría tener una casa de revista? Regístrate ya en Westwing y no te pierdas las rebajas de hasta el 70% para amueblar y decorar tu casa con estilo.

  1. La madera como protagonista: Tanto en suelos, como en muebles, vigas y otros elementos decorativos y arquitectónicos, la madera es el material estrella para ambientes rurales y nórdicos, por lo que no dudes en incorporarla. Eso sí, para un look más luminoso y que tire más a lo escandinavo, escoge tonos más claros. Puedes añadir algunas piezas de tonos más rústicos y oscuros pero no abuses de ellos.
  2. Decora con fibras naturales: Yute, ratán, mimbre, lino, algodón, borrego… Las fibras y elementos naturales consiguen transportarnos a los bosques y cabañas que inspiran los ambientes rústicos y nórdicos. Lámparas de mimbre, sofás con patas de madera, mesas de centro de madera envejecida, alfombras de yute o cojines de diferentes texturas y colores son un must para esta decoración.
  3. Luz natural: Muy importante sobre todo a la hora de decorar espacios pequeños. Si decoramos además con colores claros, tonos blancos en paredes y añadimos estratégicamente espejos en el espacio, la luminosidad de la luz natural que entre por las ventanas se multiplicará, ampliando el espacio y haciéndolo mucho más luminoso y encantador. Por supuesto, la luz artificial es muy necesaria, para conseguir crear ambientes cálidos y acogedores, llena el son con velas y luces para crear ambiente.
  4. Muebles desgastados con aire vintage: Esenciales en este estilo de decoración. Puedes encontrar estas piezas bien en rastros o tiendas de muebles vintage o puede que en tu familia haya muebles antiguos con historia y muchos recuerdos, puedes incluso restaurarlo tú mismo y colocarlo en el salón rústico como una de las piezas principales de la decoración. En el estilo rústico, cuanta más historia y aspecto desgastado tenga un mueble, mejor.
  5. Estampados geométricos: Nada mejor para dar un toque nórdico a la decoración rústica como texturas y estampados. Pequeños detalles como cojines, alfombras o mantas con estampados con motivos florales, geométricos, en zigzag o con algún patrón son perfectos para dar un toque un poco más moderno y elegante a cualquier rincón.
  6. Flores y plantas: No pueden faltar las flores secas, plantas silvestres, ramas, piñas secas… Todo aquello que nos recuerde a la naturaleza del campo y los bosques. Colócalas como centro de mesa o en el suelo dentro de unas cestas de mimbre, también puedes añadirlas dentro de la chimenea para decorar en los meses de verano. 

Restaura, recicla y reutiliza

Antes de empezar a decorar tu salón nórdico rústico, fíjate bien en todos los elementos arquitectónicos que tiene ¿hay vigas a la vista?, ¿puede que una pared de piedra o ladrillo? Siempre debes aprovechar todos los elementos originales que puedas, no trates de esconderlos, todo lo contrario. Pule el suelo y conserva vigas y paredes originales, así conseguirás un acabado con mucho encanto.

No desperdicies ninguna pieza antigua que tengas o que puedas conseguir, son las que darán la personalidad a tu salón. Restáuralas y sácales el máximo partido. Una cómoda antigua, un aparador, sillas de hierro o madera, una librería, una mesa de centro envejecida, sillones… Con un poco de técnica puedes conseguir unos resultados asombrosos, incluso puedes pintarlos en algún color y después darles aspecto envejecido con una lija, así romperás un poco con la monotonía de tener todos los muebles de madera o blancos y aportarás un poco de color y vida.

Colores principales para salones con mucho estilo

Tonos claro como el blanco, gris, beiges, tonos tostados o arena no pueden faltar. Utilízalos principalmente para paredes, techos y muebles de líneas básicas y sencillos. Añade el punto de contraste con el color negro, muy característico del estilo nórdico, tanto en estructuras, como en las patas de sillas y sillones, así como en el estampado de los cojines o pequeños elementos decorativos como lámparas, jarrones y candelabros.

Aporta una nota de color, sobre todo con tonos pastel y con tonos más oscuros como verde y marrón, pero en dueñas dosis ya que la clave está en crear espacios muy armónicos, con colores claros que aporten luminosidad.

Los accesorios que no pueden faltar en tu salón nórdico rústico

Menos es más. No te recomendamos recargar el espacio ya que la clave principal es añadir solo lo necesario, muebles funcionales y sin abrumar. Por esta razón los pequeños detalles tienen mucha importancia. Te dejamos algunas ideas, desde las más simples hasta las más innovadoras y atrevidas, para que le des un toque de personalidad y encanto a tu salón nórdico rústico:

  • Unos farolillos de hierro con unas velas aromáticas
  • Un ramo de flores secas como cento de mesa
  • Plantas con jarrones de distintos tonos o incluso apoyadas en cestas al lado del sofá
  • Lámparas de mimbre
  • Lámparas colgantes con las bombillas a la vista
  • Alfombras de borrego para aportar calidez
  • Alfombras de yute o alfombras con motivos geométricos
  • Un banco de madera sin pulir que aporte un toque muy especial y calidez
  • Si estás pensando en introducir elementos originales en tu casa pero no quieres decantarte por los típicos, puedes introducir un columpio de madera
  • Espejos con marcos desgastados
  • Cojines de tonos lisos o estampados

Salón nórdico rústico: combina lo mejor de ambos estilos

¿Te han servido nuestras ideas para decorar un salón nórdico rústico? Sigue conectado a Westwing y encuentra toda la inspiración y consejos necesarios que harán que cualquier lugar de tu hogar respire tu propio estilo y personalidad. ¡Sigue inspirándote con nosotros!