Sala de estar decorada en color crudo y mimbre

Si hay un color que triunfa en decoración es el color crudo. Este tono combina con prácticamente todos los estilos. A esta versatilidad, se le suma nuestra preferencia cada vez más en auge por convertir nuestra casa en un espacio de tranquilidad. El color crudo es uno de los colores que más ayudan a darnos esa paz que buscamos. ¡Te contamos todo sobre este color!

Cuáles son las características del color crudo

El color crudo es uno de los tonos más versátiles en decoración. Un tono discreto que permite hacer muchas combinaciones en cualquier espacio de nuestra casa. Queramos añadir un estilo nórdico, rústico o glam, el color crudo es un tono con el que siempre vamos a acertar. La ventaja de este color, es que nos permite renovar nuestro interior muy fácilmente. Si por ejemplo, contamos con colores mucho más intensos los cambios serían más complicados.

¿Cuáles son los beneficios de decorar con color crudo?

Cuando queremos pintar una habitación nos planteamos qué color añadir. Los colores neutros son los más utilizados por su versatilidad. Aunque parezca un poco aburrido en un principio, decorar con un color crudo tiene sus ventajas y beneficios.

Los colores crudos ayudan a transmitir paz y tranquilidad. Con más frecuencia buscamos esos colores claros que nos de sensación de calma, y que nos ayuden a sentirnos a gusto en casa. Estos son algunos de los otros beneficios de contar con colores como el crudo en casa:

  • Relaja la vista.
  • Nos ayuda a dormir mejor.
  • Mejora nuestro estado de ánimo.
  • Conseguirás evitar las migrañas.
  • Ilumina la casa y nos da energía.

Decora tu dormitorio en color crudo

En un dormitorio añadir colores claros es muy importante. El dormitorio es una de las habitaciones donde más necesitamos calma para poder descansar. Por eso, el color crudo se convierte en el tono protagonista del espacio. Puedes añadir este color de diferentes formas: en la pared, en textiles, o incluso en muebles. Si te apetece añadir un poco de color para que el dormitorio no sea tan aburrido, nuestra recomendación es hacerlo a través de los textiles. Los cojines, la ropa de cama o las alfombras permiten que podamos incluir color en el dormitorio. Cualquier color en versión pastel, te ayudará a no romper con esa armonía.

Otra idea que también está muy en auge y nos encanta como queda, son los papeles pintados. La ventaja de los papeles pintados es que puedes retirarlos cuando te apetezca. Además, son muy fáciles de limpiar. Los estampados florales o figuras geométricas muy discretas son algunas de las opciones más utilizadas en el dormitorio.

Cocinas en tonos crudo con un toque vintage

En las cocinas el color crudo está adquiriendo protagonismo. Las cocinas con aires vintage están de moda. Nos recuerdan a esos pequeños mercadillos de comida del pueblo. La madera, las cestas de metal y los muebles en colores crudo son los elementos clave de estas cocinas vintage. Para añadirle color a este espacio, acude igual que el dormitorio a los textiles, en este caso a los de la mesa como servilletas o manteles.

Un salón moderno de color crudo

Los salones en colores claros ayudan a ganar metros. Tengamos un salón mini o un salón más amplio, añadiendo colores como el crudo conseguiremos más amplitud. Si además, contamos con buena luz natural aumentará también la luminosidad de nuestro salón. En el caso de que queramos incorporar colores al salón algo más llamativo los tonos grises, o materiales como la madera son algunos de los que más nos gustan. Los textiles son sin duda los grandes protagonistas

Color crudo en pasillos y recibidores que ganan metros

Por norma general, los pasillos y los recibidores suelen ser espacios algo más pequeños que el resto de la casa. Por eso, para que ganen amplitud, el color crudo es una de las mejores opciones. Puedes añadir este color en la pared, pero también en pequeños detalles decorativos como flores, velas, jarrones e incluso alfombras.