Descuentos de hasta -70% ¡Regístrate!

Mesa auxiliar con jarrón rosa y flores en tonos de rosa

El color rosa es un tono muy versátil y elegante. Si quieres añadir un plus de dulzura y calidez en casa el rosa es el color perfecto. Rosa pastel, rosa empolvado, rosa fresa, rosa pálido…Un montón de tonos rosa de los que difícilmente te cansarás esta temporada. Desde dormitorio hasta terrazas, el rosa se instala tanto en un interior como exterior para dar ese plus de feminidad. ¿Quieres saber cómo combinarlo? Toma nota porque estas ideas te encantarán. 

El color rosa es una mezcla de blanco y rojo. Un color muy delicado que en todas sus variedades encaja muy bien en interiorismo. Además, cada vez más buscamos entornos relajados que nos transmiten mucha paz. Atrás ha quedado la idea de que el color rosa es un tono cursi, ¡para nada! Si mezclas diferentes tonos de rosa conseguirás un interior con mucha personalidad.  

Para que puedas salir de una gama de colores tan monocromática como es el blanco o negro, el color rosa es una de las mejores elecciones. En el estilo escandinavo es una de las alternativas más populares. El rosa pastel combinado con colores como el negro, el gris, el blanco y las fibras naturales aporta al interior ese toque de calidez que busca este estilo. 

Tonos de rosa: los colores de la temporada 

Existen diferentes tonos de rosa para la casa. Estos son algunos de los colores en rosa más populares:  

  • Rosa palo: fue uno de los colores del año de 2018, y todavía sigue siendo uno de los más populares. Natural, delicado y elegante; así es el color rosa palo. Podrás mezclarlo con madera natural para conseguir un espacio tranquilo y cómodo.  
  • Rosa nude: los tonos rosa maquillaje son muy utilizados para dar calidez a los interiores. Crean espacios delicados, femeninos y muy sensuales. Nuestra pieza favorita en este color rosa nude son los sofás. Combínalos con cojines del mismo color o tonos de rosa más intensos y conseguirás un total look de lo más estiloso.  
  • Rosa grisáceo: este color rosa es una mezcla de gris, rosa y dorado. Tiene un aspecto muy elegante y es perfecto por ejemplo para un salón. Sobre todo si cuentas con un espacio luminoso, aprovecha para añadir este color tan de moda.  
  • Iris mauve: este color rosa es una mezcla entre el rosa, gris y el violeta. Es un color muy bello y delicado que nos gusta mucho ver en la zona del dormitorio. Mézclalo con otros colores como el verde, el blanco y materiales como fibras naturales o tapizados de tela.  
  • Rosa breezees uno de los colores tendencia de la temporada. Es un color rosa con un matiz muy suave y aterciopelado. Es una de las mejores opciones para integrar en cualquier habitación de la casa.  
  • Dusty rosees un tono rosado con pequeños matices marrones que ayudan a dar un toque de calidez. Al ser un rosa bastante oscuro, no se recomienda utilizar sobre todo en dormitorios, baños o habitaciones que en general cuenten con muy poca luz. Si aún así, te gustaría añadir este color a alguna de estas habitaciones, lo ideal es que solo lo hagas en una pared o a través de pequeños accesorios. 

Ideas para conseguir un toque glam 

A pesar de ser un color algo dulce depende de cómo lo combinemos podemos cambiar totalmente esta perspectiva. Añade elementos en plata, dorado, lentejuelas o tejidos como el terciopelo y dale ese plus de glamour que necesita tu interior. De esta forma, podrás comprobar como el color rosa ya no adquiere un look tan dulce sino más chic.  

Los muebles y accesorios que más nos gusta para darle ese toque de elegancia son los pufs, sofás y accesorios como cojines, plaids o incluso velas. Para los toques en plata o dorado, puedes añadir espejos, candelabros, mesillas o lámparas. Con este combinación de muebles y accesorios podrás conseguir un ambiente con mucho estilo en un instante.  

Ideas para conseguir un toque exótico 

Si eres más de un look exótico te recomendamos que incidas mucho en mezclar diferentes tonos rosas. Por ejemplo, mezcla un tono más subido de rosa para la ropa de cama, y los cojines o los plaids en un color rosa más suave. Lo mismo puedes hacer en la zona del salón, intercalando los tonos de rosa con accesorios como cojines pero también alfombras, flores o jarrones.