Funda de cojín de lino con flecos Luana

El lino se ha convertido en todo un bombazo para la decoración actual. Si bien es cierto que este material de moda siempre ha estado ahí, no ha sido hasta los últimos años cuando ha causado un gran boom en los hogares más a la moda. Al hilo de aquello de que “la arruga es bella”, su textura es única y gustosa para todos los sentidos. Es un auténtico todoterreno que no entiende de estaciones y que puede aplicarse en los ambientes más sobresalientes de casa, como el salón, el comedor, el dormitorio, la cocina o el baño.  

Las 7 propiedades del lino 

Es una fibra textil de origen vegetal, con la que se producen los hilos y, con estos, los tejidos. Se usa para la fabricación de telas desde tiempos inmemorables. De hecho, ya las momias del antiguo Egipto estaban envueltas en tejidos de lino. Veamos sus principales propiedades: 

  1. Desventajas que se transforman en beneficios: es un tejido que se arruga bastante. La cantidad de arruga que se forme dependerá de la proporción de poliéster con lino del fabricante: a mayor cantidad de poliéster, menor arruga. Y esta característica que podría parecer un inconveniente, se convierte en la principal seña de identidad de su belleza singular. ¿Quién no cae rendido ante un sofá o funda nórdica de lino? ¿O de la naturalidad que transmiten las cortinas de lino a un salón? Esa textura arrugada propia vuelve a poner de moda aquello de “la arruga es bella” y conforma ambientes acogedores, relajados y effortless chic.  
  2. Es un tejido saludable. Tiene propiedades antibacterianas, reduce la humedad en la piel, ya que es capaz de absorber hasta un 20% de agua, y resulta muy frescos. Además, su desgaste es menor en comparación con otros tejidos, algo importante cuando hablamos de ropa de cama de lino, cortinas o manteles de este material, ya que son elementos que lavamos a menudo. 
  3. Su frescura. El lino es una fibra que absorbe el calor como pocas, por lo que unas cortinas de lino o un sofá tapizado en esta tela siempre resultarán más frescos. Por eso es todo un clásico en la decoración de primavera-verano. 
  4. Resistente. Las apariencias engañan y, aunque parezca una tela ligera, su resistencia a la rotura es casi el doble que la del algodón, más aún si es lino de primera calidad. Si inviertes en un buen lino, a priori gastarás más dinero pero, a la larga, te supondrá un ahorro ya que tendrás tela para rato. 
  5. Su caída es inigualable. Algo que lo hace ideal para las cortinas de tu casa. Ten en cuenta que, cuanto más peso tenga el lino, mejor será su caída aunque, eso sí, será menos transparente. Es recomendable que el dobladillo de las cortinas de lino sea generoso, porque con el primer lavado el lino encoge un poco.  
  6. Es natural. Al provenir de una fibra vegetal, este material es natural, ecológico, sostenible y biodegradable. Así que no solo es bueno para tu casa, sino para todo el planeta.  
  7. Es tendencia. Por todas estas cualidades, el lino se ha convertido en uno de los materiales de moda. Sin discusión. En tonos blancos, crudos, beige natural o grises, su mera presencia ya resulta decorativa. Para los más atrevidos, los textiles de lino en mostaza o azul intenso pondrán la nota más in a las estancias.  

Cómo incorporar el lino en tu decoración 

Conocidas las múltiples propiedades del lino, pasemos a realizar un repaso estancia por estancia, para mostrarte cómo puedes incorporarlo a tu casa: 

  1. En el salón

    En esta zona de la casa, la tela de lino embellece el ambiente, creando una atmósfera relajada y confortable. La puedes introducir en el tapizado o las fundas del sofá, los cojines y, como no, tamizando la luz de tus ventanas con unas bonitas cortinas.  

  2. En el comedor

    Aquí el lino puede estar presente a través de la mantelería. Los manteles y servilletas dan un aire elegante y moderno a tu mesa, ya sea para ocasiones formales o del día a día. Juega con piezas de este material en rosa palo, gris o cuadros vichy para estar al día en las tendencias deco. Una lámpara de techo con pantalla de lino para esta área también puede quedar perfecta.  

  3. En la cocina

    Los paños de cocina de lino son higiénicos, resistentes y decorativos. Lo tienen todo para darle un punch de sofisticación a tu espacio de trabajo. Unos estores de este material también son adecuados para la cocina.  

  4. En el baño

    Las toallas aportarán un plus de limpieza y frescura. Como ya hemos dicho, el lino es más resistente que el algodón y, ya se sabe que las toallas de baño deben aguantar muchos lavados. Además, su suavidad es apta hasta para las pieles más sensibles. 

  5. En el dormitorio

    Su textura en la ropa de cama hace que tengas ganas de acurrucarte entre las sábanas, debido a su aspecto tan gustoso. Una funda nórdica de lino viste la cama como pocas otras fibras, dándole volumen y personalidad. En mostaza, a rayas o tonos neutros, las sábanas y fundas nórdicas de lino son un must para tu dormitorio. Notarás la diferencia, tanto estética como funcionalmente. Además… ¡no se tienen que planchar! 

Y aquí no acaba la cosa. El lino se puede incluir ¡hasta en la pintura! ¿Cómo? Los tonos neutros y naturales están de moda para pintar tu casa. La gama va entre un blanco roto y un beige, de mayor a menor claridad, y es adecuada tanto para zonas de día como de noche. El tono lino es atemporal, no cansa ni pasa de moda.  

¡Decídete por una decoración atemporal!