Cama deshecha y edredón amontonado sobre la cama

Lavar un edredón es un proceso sencillo, pero hay que tener en cuenta el tipo de tejido y leer las instrucciones. El método de limpieza depende mucho de su tipo. ¡Apunta cómo lavar cada uno de ellos!

Antes de introducir el edredón en la lavadora debemos tener en cuenta el tamaño del edredón. Si el edredón no supera los 120 cm podemos meterlo en la lavadora sin problema aunque siempre debemos consultar la capacidad del tambor. Puedes optar por llevar el edredón a la tintorería, pero si decides lavarlo en casa te recomendamos seguir los siguientes consejos.

Cómo lavar un edredón de fibras sintéticas

Antes de introducir el edredón en la lavadora, asegúrate que esté bien cerrado para que no pierda densidad. Luego una vez lo hayas introducido en la lavadora, añade un detergente para prendas delicadas. Selecciona un programa corto y que sea a pocas revoluciones para evitar que el relleno se apelmace. Por último, sécalo al aire libre y evitar la secadora. Una vez que esté seco estira el edredón sobre la cama para que adquiera la forma.

Cómo lavar un edredón con relleno de plumas naturales

Al igual que los plumíferos, los edredones con este tipo de material crean una cámara de aire que permite que se mantenga el calor y se aísle del exterior. Para evitar que las plumas se amontonen, introduce en la lavadora junto al edredón, 3 o 4 pelotas de tenis envueltas en calcetines. Las pelotas de tenis golpearán el edredón durante el lavado para que las plumas se distribuyan uniformemente. El calcetín la única función que tienen es evitar que el edredón se llene de las fibras de las pelotas de tenis.

Para lavar el edredón relleno de plumas selecciona un programa para prendas delicadas y con agua fría. También elige un detergente para ropa delicada. A la hora de secar el edredón, intenta que sea en horizontal y dándole la vuelta de vez en cuando para que las plumas se distribuyan por todo el interior.

Lo que debemos evitar a la hora de limpieza

A la hora de lavar un edredón, debemos evitar productos que sean muy agresivos en el lavado. Los edredones son textiles delicados por lo que debemos cuidar los productos que usamos en ellos.

Tambien evita tender los edredones al sol. Sobre todo si sueles tender en una zona donde da un sol muy fuerte, ya que pueden aparecer manchas amarillas. Lo más recomendable es tender el edredón a la sombra y que se vaya secando de forma gradual.