Descuentos de hasta -70% ¡Regístrate!

Cuarto de baño epequeño al final de un pasillo estrecho y junto a una escalera de madera blanca

No hay espacio de la casa que visitemos más veces al día. Pero es que, además, el baño es la estancia que nos ayuda a prepararnos para encarar el nuevo día y a relajarnos tras una dura jornada de trabajo. Solo por estos motivos merece la pena prestarle atención y hacer que sea lo más bonito, práctico y cómodo posible.  Ya, pero… ¿y si resulta que tenemos un baño pequeño y poco más podemos hacer? ¡Discrepamos! Siempre podemos hacer más, y en cuartos de baños pequeños… ¡ni te imaginas lo que se puede conseguir! ¿Lo vemos?

Menos espacio, más blanco

Un baño puede ser pequeño, pero parecer muy amplio. Y la sensación de espacio es muy importante para sentirte cómodo. Para ello, ayúdate del color. No es ningún secreto que el blanco agranda. Las paredes blancas parecen alejarse y los muebles blancos resultan también más ligeros porque ocupan menos visualmente.

Ahora bien, puede que no quieras meterte en obras ni en gastos excesivos pero sí sueñes con cambiar azulejos y mobiliario, así que vamos a la solución más fácil y efectiva: pintar los azulejos con un esmalte especial antihumedad y darle también una mano de pintura a tus muebles para aligerarlos al máximo. ¡Ah! y si tienes sanitarios de color, no te agobies: ¡también hay pinturas especiales para ellos!

Pocas piezas pero muy útiles

  1. Mueble con espejos

    Un baño pequeño difícilmente te permitirá utilizar una pared para vestirla con espejo sin más. En tu caso, lo ideal es optar por armarios colgados sobre el lavamanos con frentes de cristal. Cuanto mayor sea el armario, más podrás guardar (algo básico cuando escasean los metros) y más grande parecerá tu baño, porque los espejos multiplican el espacio y la luz.

  2. Mueble bajolavabo con cajones

    Las piezas de mobiliario de cajones 100% extraíbles te serán mucho más prácticas que los muebles con puertas, que no son nada ergonómicos porque te obligan a agacharte y acabar con malas posturas para coger cualquier producto del fondo de las baldas. Sin embargo, los cajones nos permiten abrirlos sin agacharnos y tenerlo todo bajo control con un solo vistazo. Para baños pequeños son especialmente recomendables los muebles con el primer cajón recortado para que pueda sortear lo que ocupa el sifón del lavamanos y, a la vez, permita guardar productos pequeños alrededor de este.

  3. Muebles volados o con patas finas

    Así deben ser los muebles de los cuartos de baño pequeñosporque un mueble que llega hasta el suelo hace que el espacio se perciba mucho mas pequeño.

  4. Un armario hasta el techo

    Si cuentas con 40 cm de fondo, podrás crear una columna o un armario de suelo a techo para guardar lo que ni te imaginas. Pintado igual que la pared y sin tiradores se fundirá con esta y “desaparecerá” a la vista.

  5. Aprovecha huecos muertos

    ¿Dónde? Detrás de la puerta, sobre el inodoro… Son espacios que muy pocas veces utilizamos y que nos pueden ser de muchísima utilidad. Piensa que con solo 20 cm de profundidad podrás guardar desde papel higiénico hasta geles de recambio de forma muy práctica.

Un cuarto de baño pequeño puede ser más amplio y cómodo

Por supuesto, si tienes un baño pequeño con bañera, plantéate cambiarla por una ducha porque ganarás espacio y comodidad, ya que las bañeras, a no ser que tengas niños muy pequeños, poco se usan, no resultan muy sostenibles por el gasto de agua, y son más incómodas a la hora de acceder a ellas.

Y ya que estamos con el chip de rascar todos los centímetros que podamos de espacio, añade una mampara lo más transparente posible y con perfiles mínimos. Cuanto menos la veas a ella, más verás la pared del fondo y por lo tanto, más grande parecerá el espacio.

¡Ah! Las griferías empotradas también ayudan a ganar espacio en la ducha. Son pocos centímetros, pero poderte mover sin miedo a chocar contra grifos y tuberías es un qué.

La iluminación es lo esencial del baño pequeño

Los cuartos de baño modernos cuentan con una iluminación más que estudiada que regala comodidad y a la vez ayuda a que el espacio se vea más grande. ¿Qué no debe faltar en tu baño?

  • Luz general. Lo ideal son los focos o downlights empotrables que den una luz suave y uniforme. Se aconseja 100 lux (lúmenes por metro cuadrado).
  • En la zona del lavamanos. Luz blanca fría superior a 5.000 K para alterar lo menos posible el color de la piel y el maquillaje. ¿Cantidad de luz? Se aconsejan 200 lux (lúmenes por metro cuadrado).
  • En la zona de la ducha. En un baño pequeño, con la luz general tendrás más que suficiente pero si quieres iluminar sobre la ducha, ten en cuenta que no puedes poner luces sobre la ducha a una altura inferior a 2,25 m. Y que deben contar con un índice de protección alto, al menos un IP44.
  • Luces mágicas. Pon una tira LED bajo el lavamanos volado y hará que este “flote” en el espacio y parezca mucho más ligero. Gran idea, ¿no?