Descuentos de hasta -70% ¡Regístrate!

Recibidor moderno con cómoda dorada y espejo redondo dorado

El recibidor habla mucho sobre nosotros. Es la primera zona de la casa que la gente ve al entrar; si está desordenado, pensarán que nuestra vida es un poco caótica; si está vacío, que no nos gusta sobrecargar el ambiente; si tienes muebles modernos, pues… serás bastante moderno (punto a tu favor). Es como la carta de presentación que envías junto con tu currículum: puedes causar impresiones muy variadas. Si no quieres jugártela y, además de ordenado, quieres que tu recibidor sea una zona estilosa y moderna, atento a la siguiente información.

Algunas características básicas

Antes de entrar en materia, es necesario que sepas que las características particulares de tu recibidor determinarán la decoración que escojas: un suelo de madera o uno de baldosas buscarán complementos y estilos diferentes; un espacio pequeño huirá de un exceso de elementos; los techos altos, como en las casas antiguas, piden a gritos decoración vertical. Asimismo, los colores de la casa serán un elemento ornamental más: una casa pintada en tonos cálidos, como un amarillo mostaza, combinará muy bien con muebles de madera robusta y oscura. Piensa siempre en todas estas cuestiones previamente; después ya puedes empezar a tomar decisiones más concretas.

Lo primero al llegar a casa

Antes de hablar propiamente de los muebles, es importante poner orden en el recibidor. Cuando llegamos de la calle, si no disponemos de pequeñas “ayudas” dejamos todo tirado: el abrigo por cualquier lado, el bolso o la mochila por tierra, los zapatos tirados sin demasiado sentido… Es importante que tu recibidor esté bien organizado para poder dar lugar a todos estos elementos que, precisamente, no son imprescindibles. Para ello, puedes hacerte con varios objetos que dividan en partes distintas tu recibidor.

  1. Zona de abrigos. Especialmente en invierno, te será muy útil. Puedes añadir colgadores en la pared a una buena altura. También puedes recurrir a los percheros de pie, perfectos como elemento ornamental o para colgar otros objetos extra como sombreros, pañuelos o paraguas.
  2. Zona de las llaves. Acondicionar una pequeña zona para depositar llaves, monederos, cargadores, etc., es importante para tener bien ordenado tu recibidor. Esto puedes conseguirlo con una pequeña consola; el material lo decides tú (vidrio, aluminio, madera, etc.). Además, puedes decorar esta parte con mucha facilidad: por ejemplo, con cuadros en la parte superior, flores, velas e incluso pequeñas lámparas que den una luz cálida a la entrada de tu casa.
  3. Zona de los zapatos. Los zapatos deben mostrar una buena colocación en el recibidor; lo contrario da muy mala impresión. Para organizarlos, puedes emplear, por ejemplo, una caja de vino de madera, o alguna cesta. Si lo deseas, también hay muebles específicos para esta función, y con muchos diseños que se ajustarán a las características de espacio de la entrada.

Continuamos entrando

Una vez te has desprendido de estos objetos, puedes seguir adentrándote en la casa; es posible que tu recibidor se alargue un poco más. En ese caso, opta por seguir con la división de zonas. Si quieres tener una pequeña parte destinada a un breve descanso, o a la espera de otros miembros de la casa para salir, algunos de los siguientes objetos y muebles te gustarán.

  1. Banquito de madera. Son muy prácticos, ya sea para esperar o para guardar objetos en su interior si le añades cajones en la parte baja (juguetes si tienes niños, zapatos, otros accesorios, etc.). ¿A que suena bien?
  2. Cojines. A ese banquito puedes añadirle algunos cojines que, además de dar personalidad al recibidor, te permitirán sentarte allí de forma más cómoda. En las telas de los cojines puedes apostar por dejar ya tu huella personal: estampados más geométricos, más florales, colores vivos, blancos o negros… ¡tú decides!
  3. Luz y aromas. En la consola o en alguna mesa auxiliar, siempre puedes añadir velas aromáticas y difusores que te proporcionen sensaciones muy diferentes y agradables solo con oler. Una casa con un olor propio también está más personalizada, y nos hace sentir mejor. Asimismo, es importante que haya luz en la entrada de casa, especialmente cuando se hace de noche. Aquí opta por una lámpara pequeña (eléctrica convencional o de lava, por darte ideas).
  4. Dales personalidad a los muebles. Con muebles de madera conseguirás dar mucha personalidad gracias a una buena mano de pintura con un color que te encandile. Hay muchas opciones originales, como pintar la mitad de los muebles en blanco, añadir estampados, colores menos frecuentes, etc.

Damos por hecho que quieres un estilo prototípicamente moderno, pero quizá te gustaría más que el recibidor fuera oriental (consíguelo con mucha madera o cojines en el suelo), retro (colores vivos, piezas metalizadas y muebles de madera oscura) o minimalista (líneas rectas, colores sobrios, materiales como el metal y el vidrio). Sea cuál sea tu elección, lo mejor es que podrás darle un toque único que lo diferenciará de otros recibidores estándar. ¿A que ahora sí quieres dedicar algo más de tiempo a la decoración de esta zona del hogar?