Accede a las mejores marcas hasta -70%

Accede a las mejores marcas hasta -70%

Sillón en blanco roto con manta marrón y blanco

El blanco roto es uno de los tonos de la gama de colores que más posibilidades aporta en decoración. A diferencia del blanco, el blanco roto es un color mucho más acogedor. Es un color que se acerca mucho al beige. Su mezcla entre ambas tonalidades hace que cada vez más lo consideremos una buena opción para decorar la casa. Por lo general, este color suele estar muy enfocado a la pared ya que ayuda a aumentar la luz natural. Sin embargo, también lo podrás ver también en muebles y accesorios. Te enseñamos los mejores trucos de decoración para que puedas crear una casa en blanco roto con mucho estilo. 

¿Por qué elegir un blanco roto en casa? 

Cuando hablamos de gama de colores siempre estamos pensando en qué colores elegir y por qué es la mejor opción para nuestra casa. La elección de los colores en un interior dependen de muchos factores como por ejemplo la luz, el espacio, la ubicación, y por supuesto los gustos de las personas que viven en ellas. Lo ideal es que si por ejemplo es el primer piso en el que te vas a vivir o estás pensando en renovar la pared de tu casa apuestes por un blanco roto. Es un color atemporal, versátil y que podemos integrar muy fácilmente con una gama de colores mucho más amplia. Si añadimos en la pared o en general en la decoración tonalidades más intensas nos cansaremos mucho antes. Además, no estarás utilizando solo el color blanco, muy utilizado en interiores, sino un color natural, fresco y sereno, y por supuesto mucho más acogedor como es el blanco roto.  

Ideas para combinar con blanco roto 

Redecorar la casa es sencillo si lo hacemos con colores neutros. Estos colores te ayudarán a poder innovar y crear espacios mucho más creativos. Lo bueno de contar con un color neutro como el blanco roto hace que podamos crear estilos diferentes en nuestra casa. Uno de los estilos que más encaja con el blanco roto es el estilo escandinavo, aunque también el rústico. 

Estilo escandinavo: un blanco roto que triunfa 

La belleza del blanco lo convierten en la estrella del estilo escandinavo. Pero, también puedes variar un poco en este estilo y aportar más calidez con un tono en blanco roto. ¿Cómo puedes integrar el blanco roto sin romper con la armonía? Por ejemplo, con el sofá. Apuesta por un sofá con chaise longue que cobre protagonismo en el salón en un tono blanco roto. Lo ideal es que apuestes por un tapizado de tela. Incorpora algunos cojines en tonos negros, grises e incluso en una gama de colores pasteles. Podrás encontrar diferentes acabados de cojines con distintos estampados para llenar tu sofá de comodidad y estilo. Otra de los muebles que puedes incorporar en la zona del salón en blanco roto son las mesas auxiliares o consolas. Sobre todo estas últimas son una de nuestras favoritas, ya que luego podrás darle ese plus de color, con un cuadro encima o tus flores favoritas.  

Habitaciones infantiles con blanco roto 

Las habitaciones infantiles están adoptando un toque mucho más neutro. Con el tiempo, hemos pasado del básico azul y rosa a apostar por colores mucho más atractivos como el amarillo, el burdeos e incluso rojos. Si no te atreves con colores tan vivos puedes optar por una alternativa más atemporal pero igual de moderna: el blanco roto. Este color te ayudará a crear un espacio infantil de lo más atractivo que podrás combinar con accesorios para los peques en tonos pasteles, y fibras naturales. ¡A ti y a los niños les encantará!