Descuentos de hasta -70% ¡Regístrate!

Salón moderno y colorido con alfombra de cuadros de todos los colores

¿Combinarán esos cuadrantes que has comprado con tu ropa de cama? ¿Y esa lámina con el tapizado del sofá y el resto de auxiliares? La respuesta está en la rueda cromática. En este círculo formado por distintos tonos se esconde el secreto de la perfecta combinación de colores, es decir, la rueda cromática recoge, de forma simplificada, los principios básicos para mezclar colores distintos creando la armonía perfecta. Muy útil, ¿verdad? Pues sigue leyendo y trataremos de clarificar esos principios para que puedas usar la rueda cromática a la hora de darle color a tu hogar ¡y conseguir así una casa de revista!

¿Qué colores hay en la rueda cromática?

La rueda cromática recoge de forma ordenada y circular los colores que conforman el segmento de la luz visible del espectro solar. Así, partiendo del rojo, por ejemplo, pasas por el naranja, el amarillo, el verde, el azul y el violeta. Los que no encontrarás son los colores blanco y negro. ¿Por qué? Porque no se consideran “colores” en sí, ya que el blanco es la mezcla de todos ellos y el negro, la ausencia de luz.

Los distintos colores de la rueda cromática pueden dividirse en dos clases:

  • Colores primarios: son el amarillo, el azul y el rojo.
  • Colores secundarios: son el naranja, el verde y el violeta, que nacen de la mezcla de los colores primarios.

Si partiéramos la rueda cromática en dos mitades, una superior y una inferior. La superior contendría los colores cálidos (del rojo al verde cálido pasando por naranjas y amarillos), que consiguen espacios dinámicos y acogedores. Y la mitad inferior contaría con los tonos fríos (del verde azulado al fúcsia), que transmiten tranquilidad y frescor.

Pero la rueda cromática no contiene un solo tono de cada color, sino diversos. Así, por ejemplo, si nos fijamos en la paleta de colores azules, cogemos el azul profundo y avanzamos hacia el centro de la rueda cromática, encontraremos los distintos tonos de ese azul que se consiguen a medida que añadimos cada vez más color blanco. Estos distintos tonos de un mismo color nos dan mucho juego a la hora de encontrar la combinación de colores que más encaja en nuestra casa y nuestro estilo.   

La combinación de colores ideal

Pero dejemos la teoría y pasemos a la práctica: ¿cómo podemos utilizar la rueda cromática para conseguir la combinación de colores perfecta para nuestra casa? Debes saber que no existe una sola combinación de colores ideal sino cuatro con infinitos resultados dependiendo de qué tonos combines de cada paleta de colores. Aquí están:

  1. Monocromática

    Se consigue jugando con los distintos tonos de una sola paleta de colores, desde los más claros a los más oscuros. Con esta combinación de colores consigues espacios de fuerte carga decorativa. Por ejemplo: imagina un dormitorio con las paredes pintadas en azul grisáceo, la ropa de cama combinando distintos tonos de azul, una butaca tapizada en azul y las pantallas de la lámparas, del mismo color. Se trata de una combinación de colores segura con la que no te equivocarás. Para constrarrestar la monotonía que puede generar, combina textiles de texturas diferentes, que darán riqueza al espacio, y que tengan distintos estampados.

  2. Armónica

    Es la combinación de tres tonos consecutivos en la rueda cromática. No importa si son fríos, calientes o una mezcla de ambos. En esta combinación de colores, uno es el dominante (en paredes o muebles de gran tamaño) y los otros dos aparecen en menor medida (auxiliares, textiles y complementos). ¿Una buena idea? Que el tono dominante sea el más neutro de los tres y los otros dos sean más intensos para crear acentos de color que den riqueza al ambiente.

  3. Contrastada

    Esta combinación de colores se basa en elegir un color de la rueda cromática y utilizarlo con otro que esté justo en el lado opuesto de esta. Por ejemplo, el violeta y el amarillo. No hace falta que elijas los tonos más intensos de cada paleta de colores. Con ellos crearás espacios dinámicos y atrevidos. Si quieres rebajar el nivel de contraste, utiliza un tercer color como el blanco o algun neutro (arena o gris claro), que se convertirán en una buena transición.

  4. Moderada

    Con esta combinación de colores tampoco te equivocarás. Es parecida a la contrastada pero algo más suave porque no se elije un color y su opuesto en la rueda cromática, sino un color y los dos que hay a ambos lados de su opuesto. Con esta combinación conseguirás atmósferas coloristas pero a la vez, muy equilibradas.

Ahora que ya sabes cómo elegir la mejor combinación de colores, ¿no te apetece redecorar la casa para darle una nueva vida y actualizarla? No hace falta que te lances a pintar paredes si no te apetece. Cambiando únicamente los textiles y los complementos puedes conseguirlo. Solo necesitas fijarte en qué color domina en cada estancia para elegir los elementos que quieras renovar en la paleta de colores adecuada. Y en Westwing tienes mil opciones. ¡Inspírate y dale un nuevo color a tu vida!