Descuentos de hasta -70% ¡Regístrate!

Salón con armario y sofa blanco con decoración oriental

¡Reproduce en tu hogar la magia de los cuentos de “Las mil y una noches”! Muebles de un estilo oriental con colores cálidos, diseños muy coloridos, joyas preciosas, filigranas, etc. ¿Quién dijo que era necesario viajar hasta tan lejos para descubrir los tesoros de Oriente Medio? Quédate con nosotros y cumple tu sueño.

Muebles orientales

Escoge entre las múltiples posibilidades de mobiliario: armarios, escritorios, camas, mesas de centro, sillas para el comedor, etc. Estas piezas emplean, normalmente, madera maciza, colores brillantes, tejidos ligeros (seda, lino), etc. Te vamos a hablar con más detalle de algunos de estos muebles y combinaciones.

  • Mesas con estampado mosaico. Con llamativos tableros, estas mesas presentan azulejos y baldosas con patrones hermosos y oníricos; te transportarán, sin duda, a las maravillosas y mágicas noches orientales. Estas mesas suelen utilizarse como mesas auxiliares, situadas al lado del sofá o de los sillones, o como funcionales mesitas de noche en el dormitorio, dándole un toque especial a esta estancia de la casa.
  • Cómodas, aparadores y armarios. Estos tres muebles suelen ser los más orientales por excelencia. Tallados a mano y con puertas de madera únicas, los vas a querer tener sí o sí en tu casa.
  • Asientos orientales. Crea zonas acogedoras para sentarte en lugar de los clásicos sofás de dos o tres plazas. Añade cojines si deseas ampliarla más, haciendo sitio para todos los miembros de la familia o para los amigos que vengan a visitarte. ¿Quién no querría tomarse un buen té con pastitas en el salón con un ambiente así?

Por supuesto, no te olvides de las alfombras, en colores variados (azules, rojos y negros, blancos y naranja) son imprescindibles en este estilo decorativo en cualquier salón, salita, dormitorio, pasillo, etc.

habitación con una decoración oriental

Elementos ornamentales para un estilo oriental

Además de los muebles, hay otros complementos únicos para este estilo decorativo. Aquí van algunos detalles descriptivos:

  • Biombos. Hechos en madera tallada, son especialmente bonitos para colocarlos frente a una pared o para dividir zonas de la casa.
  • Cojines de suelo. Complementarán la idea de los asientos orientales que te contábamos antes. Cojines y pufs son accesorios muy tradicionales en cualquier hogar actualmente, así que no te costará mucho conseguirlos para tu decoración oriental. Existe una gran variedad de colores: cuero marrón, negro, o con estampados de colores naranja, azul, rojo, etc. Además, con los cojines es muy fácil y rápido crear una zona de asientos: coloca una bandeja de plata sobre un puf (que funcionará como mesa auxiliar), los cojines alrededor, y ya lo tienes.
  • Vidrios coloridos. En lámparas o cuencos, el vidrio de colores es ideal para una decoración oriental. Son especialmente conocidas las lámparas colgantes: con su luz, que emanará colorida por las características del vidrio, tendrás un ambiente de fantasía.
  • Vasijas de metal. Los tonos oro, plata y cobre son también imprescindibles en este estilo. Los farolillos o las lámparas colgantes, hechas con estos materiales, aportarán un brillo y una luz muy especial. Estos metales, decorados habitualmente, son muy populares y cálidos.
  • Alfombras bereberes. Alfombras tupidas, de muchos colores, que acaban siendo auténticas obras de arte con sus estampados y mosaicos hechos a mano. Hazte con una inmediatamente. Según la calidad de las telas, el precio variará, pero hay opciones para todos los bolsillos.

Colores adecuados

Si bien es cierto que no hay límites con respecto a la elección de colores en el estilo oriental, hay algunas pautas que podrían interesarte. Un contraste de cálidos colores que te hará llegar a aquellos países en un segundo. Tienes dos posibilidades generales: colores terrosos y con características más naturales, o matices más brillantes, coloridos y fuertes. La elección dependerá de tus gustos personales.

  • Más natural. Para una decoración más reservada, aplica colores más terrosos, con tonos como marrón, arena, beige, rojo ladrillo, naranja o el ya habitual amarillo mostaza. Estos tonos, más suaves, se ajustarán muy bien a muebles de madera maciza.
  • Más coloridos. Los colores claros y fuertes animarán muchísimo más el interior de tu casa. Amarillos, rojos, azules o verdes combinados con marrón claro o gris. ¿Te atreves con estos?

No te dejes el exterior

Además de las estancias del interior de tu casa, puedes decorar terrazas y jardines orientalmente, sobre todo cuando lleguen las cálidas tardes veraniegas, que se adaptan muy bien a este estilo. Las terrazas cubiertas admiten distintos muebles orientales y, por supuesto, las alfombras bereberes con sus preciosos colores. Si no dispones de una terraza cubierta, pero deseas crear un pequeño edén oriental en tu jardín, convierte tu exterior con cojines y un toldo blanco. Añade mesas auxiliares de metal con un tablero de mosaico. Además, el exterior es el lugar para que incorpores farolillos y coloridas macetas con plantas, que darán mucha luz, vida y ambiente. ¿A que te apetece salir a merendar con amigos a una terraza de estas características?

Deléitate no solo con cuentos y pasajes de Las mil y una noches, sino con la decoración oriental que incorporarás en tu casa gracias a estas ideas. “Había pasado un tiempo cuando un día noté, con admiración, que durante la primavera a los hombres de la población les brotaban alas de los hombros y podían volar”. ¡Vuela tú también!