Accede a las mejores marcas hasta -70%

dormitorio decorado con gris antracita

El negro se lleva. Y mucho. Pero a veces nos cuesta elegir piezas en negro por el miedo a que sea demasiado oscuro para nuestra casa, a que empequeñezca mucho el ambiente o a que pase de moda rápidamente. Se entiende. La suerte para los menos atrevidos está en la existencia del gris antracita. El primo hermano del negro, menos impactante pero tan profundo como este, y más sereno y sofisticado, con el que se logra una combinación de colores apta para todos los públicos. 

El gris oscuro proporciona profundidad y textura 

Compuesto por rojo, verde y azul, el gris antracita es un tono oscuro pero a la vez suave, ideal para decorar espacios con mucha personalidad. Decorar utilizando una combinación de colores que cuente con el gris antracita como color dominante, aporta carácter y sobriedad a la estancia, y, si este tono lo aplicas en paredes, se consigue cambiar la percepción del espacio. Por ejemplo, pinta una pared de color gris antracita y conseguirás que esa pared “desaparezca” de la vista, es decir, se difuminan sus límites y el cerebro percibe que la pared no se acaba donde está sino que tiene más recorrido, como un túnel. 

Además, tanto las paredes como los muebles o textiles gris antracita parecen tener textura, o sea, como si su acabado fuera suave como el terciopelo. Es un efecto curioso que abriga los espacios.  

¿Gris antracita luminoso?

Demostrado está que el gris muy muy claro consigue espacios tan luminosos como el blanco, pero con más textura. Sin embargo, entre toda la paleta de colores grises, los más oscuros como es el gris antracita también tienen este poder. ¿Cómo se puede conseguir? Con la combinación de colores gris antracita y blanco. Y es que el blanco, al contrastar con la oscuridad del gris antracita, hace que este último se vea más brillante y luminoso. Así que, si te gusta el color gris antracita para tu casa pero esta no es excesivamente grande y tienes miedo de que se vea agobiante o más pequeña, elige pintura o piezas en este color combinadas con blanco. Verás como no pierdes ni un ápice de luz. ¡Al contrario! 

5 combinaciones de color con gris antracita que funcionan 

Para evitar que el gris antracita resulte demasiado monótono o apagado en tu casa, tienes que buscar una combinación de colores que lo complementen y le den vida.  

  1. Color blanco

    Ya lo hemos dicho. Es perfecto en textiles si el gris antracita domina la pieza o la pared; en paredes, si lo que te gusta es una pieza en gris antracita que destacará sobre ella; o en piezas de mobiliario, si has apostado por paredes o tapizados en gris antracita.  

  2. Madera en bruto

    Una pieza de mobiliario que combine el color gris antracita y un material tan natural como la madera en bruto, aporta personalidad y calidez. Ideal para espacios modernos con cierto aire industrial. 

  3. Textiles de colores llamativos

    Imagínate una librería gris antracita en el salón y frente a ella una butaca de terciopelo millennial pink o amarillo mostaza. ¿Un efecto brutal, verdad? El contraste es decorativamente muy interesante y crea espacios atrevidos y sofisticados.  

  4. Con complementos dorados

    Los colores grises y el color oro son la pareja 10 para espacios clásicos que busquen nivel pero también serenidad. Si a esos grises les subes algunos grados convirtiéndolos en gris antracita y al color oro le das una pátina envejecida, conseguirás que el espacio pase de clásico a glamuroso. 

  5. Con otros colores grises

    Combina el gris antracita con cualquier gris más claro y crearás un espacio armónico, muy muy sereno. Un juego de cojines grises más claros sobre un sofá en gris antracita, por ejemplo, es de una elegancia exquisita. 

Un color ideal para todos los estilos 

  • Los pisos más clásicos agradecen el gris antracita en piezas como sofás, una alfombra, un aparador o los tapizados de las sillas, por ejemplo. Son piezas muy importantes en el espacio pero quedan discretas en un ambiente pintado por otros tonos como los blancos rotos o los grises claros. 
  • Los clásicos modernos sí buscarán el impacto visual pintando una pared o una gran librería de gris antracita y combinándola con molduras en blanco. Porque si hay una pareja que funciona al 100% es el gris antracita y los artesonados. 
  • También en los ambientes de look nórdico funciona en textiles combinados con mobiliario en madera muy muy clara casi blanca. Dan un punto de sobriedad sofisticada. 
  • Y en las casas de look industrial, sin lugar a dudas. Combinado con hierro o con madera, sobre todo en bruto, el gris antracita consigue crear piezas y espacios con mucho carácter.