Accede a las mejores marcas hasta -70%

Accede a las mejores marcas hasta -70%

Pared con jarrones colgados del techo con motivos decorativos étnicos

¿Te gustan los dormitorios cálidos, acogedores, con personalidad e incluso coloristas? Entonces te gustará la decoración étnica. Un estilo apto solo para almas inquietas, para apasionados de la deco con carácter que bebe de otras culturas. Haz de tu habitación un dormitorio étnico y conseguirás un espacio que te abrazará con su naturalidad y su calidez, y logrará relajarte como ningún otro. ¿Te iría bien una ayuda para conseguirlo? Aquí tienes 6 claves para crear un paraíso del descanso único y particular. 

Viste tu dormitorio con textiles naturales 

Son básicos. Algodones, linos, lanas… Y no hay que buscarlos perfectamente planchados. La gracia estriba en su tacto suave y en esa apareciencia sumamente natural que nos dice que la arruga también es bella. Muy importante en los textiles del dormitorio étnico es el color: elígelos en tonos cálidos como la gama de los tierra, los arena, los rojizos, los fucsias e incluso algunos azules profundos, como en el caso de los textiles estampados con la técnica Shibori. ¿Y los dibujos? Apuesta por patrones geométricos si quieres un look más africano, por cenefas y patrones cambiantes si buscas un estilo más arabesco y, en detalles como cojines o alfombras, prueba incluso con estampados print animal, muy de tendencia. 

Elige un mobiliario muy acogedor 

La madera, las fibras naturales, el bambú… son ultracálidos, y los espacios de decoración étnica también lo son. Elige cabeceros, mesitas de noche, banquetas, sillas, consolas o aparadores, en madera, bambú, fibras y también tapizados en telas estampadas como podría ser un puf de estilo marroquí o una banqueta de aires africanos. Otro detalle que da carácter como en el caso de los tejidos naturales arrugados: que estos muebles no son piezas perfectas, y ahí estriba su personalidad. Su belleza radica en que nos conectan con la madre Naturaleza por sus superficies rugosas o con vetas vistas, y también en que no buscan esconder los ensamblajes como por ejemplo los grandes clavos que decoran algunas piezas. 

Paredes que te transportan  

Un dormitorio étnico puede estar pintado de blanco para que destaquen los colores de los textiles, incluso en el caso de que los elijas tan suaves como los arena. Pero también puedes optar por abrigar las paredes con tonos tostados. Son un comodín perfecto porque visten el espacio a la vez que quedan bien con textiles de cualquier color. Y otra idea muy de moda: decora las paredes con algun textil: un kilim, una alfombra de estampado geométrico, un tapiz hecho artesanalmente… Ideal.  

Ilumina con lámparas cálidas 

En los dormitorios étnicos triunfan las lámparas con pantallas realizadas en fibras naturales o en textiles como el lino o el algodón. Ambos son materiales que tamizan la luz e iluminan aportando calidez y creando un ambiente muy íntimo. Pero también el cristal tiene su cabida en la decoración étnica, sobre todo en estilos que se inspiran en Oriente Medio. Realizadas en metal y cristal, tienen muchísima presencia, por lo que, si te gustan, el consejo sería decorar el dormitorio con textiles lisos y piezas de mobiliario discretas; si no, el resultado puede ser algo excesivo.  

Decora con detalles artesanales 

Nada nos transporta más al estilo étnico que lo artesanal. Figuras de barro o cerámica, marcos de fotos realizados con madera en bruto, macetas hechas en torno, textiles tejidos a mano, lámparas o alfombras hechas con fibras trenzadas como se hacía tradicionalmente… Un dormitorio decorado con estos detalles será sin duda un dormitorio único porque las piezas artesanales no pueden clonarse. Y cómo no, otro detalle que no puede faltar nunca en un dormitorio étnico son las velas. Acompañan a las cálidas lámparas y a la vez, aportan una luz suave que crea un ambiente muy especial.  

Crea un espacio 5 sentidos  

¿Qué significa? Has decorado tu habitación con piezas que hacen que, al verlas, te traslades de inmediato a otros mundos, y con textiles que, al tocarlos, te sientes a la vez abrigado y acariciado. Perfecto. Pero ahora te invitamos a que te hagas un té, perfumes tu cuarto con tu aroma favorito y te relajes con la melodía que prefieras. Habrás conseguido un dormitorio étnico precioso… y perfecto para soñar y cuidarte.