Descuentos de hasta -70% ¡Regístrate!

Pared con jarrones colgados del techo con motivos decorativos étnicos

¿Quieres sentir la hospitalidad de pueblos de tierras lejanas en tu propio dormitorio? Si eres un alma viajera a la que le fascinan las culturas diferentes, decántate por un dormitorio étnico, donde el color y el calor de diferentes civilizaciones acompañen tus mejores sueños.

Combina arte, muebles de madera que destapen todas las imperfecciones de un laborioso trabajo artesanal y tejidos rugosos con patrones geométricos o inspirados en la naturaleza, propios de diferentes culturas de los pueblos del mundo. Cada pueblo tiene sus tradiciones en cuanto a la decoración y los patrones que presentan en sus tejidos y objetos. Tu desafío será saber combinarlos para crear un conjunto armonioso, donde varios diseños, culturas y pueblos puedan convivir en armonía.

Paredes con textiles en un dormitorio étnico 

Un dormitorio étnico puede estar pintado de blanco para que destaquen los colores de los textiles o bien se puede optar por los tonos tostados. Estos últimos son un comodín perfecto porque visten el espacio con personalidad, a la vez que quedan bien con textiles de cualquier color.

En las paredes del dormitorio étnico son imprescindible los textiles: un kilim, una pashmina, una alfombra de estampado geométrico, un tapiz hecho a mano…y, por supuesto, ¡uno de estos textiles tiene que hacer la función de un cabecero! Sigue leyendo porque los cabeceros de tela merecen un punto y aparte.

Cabeceros de tela para un dormitorio étnico

Una manera de conseguir empapar tu dormitorio de un estilo étnico es extendiendo una tela sobre la pared a modo de cabecero. Con un tejido de un diseño étnico maravilloso como cabecero atraerás todas las miradas al entrar al dormitorio

Si el tejido es ligero y flexible (algodón, seda…) y es más ancho que la cama, ¡estupendo! Al fijar los dos extremos superiores en el punto con la justa anchura de la cama, la parte central del tejido caerá suavemente recreando un agradable efecto de brisa.

Y la ventaja de este tipo de cabeceros es que podrás retirarlos para lavarlos y cambiarlos con mucha facilidad. Así, podrás darle un look diferente al dormitorio según la temporada u ocasión.

Mezcla textiles extrasuaves con rugosos en un dormitorio étnico  

Combina textiles extrasuaves, como la piel o la seda, con otros rugosos, como la lana basta. Superponlos para dar con una combinación de patrones armoniosamente atrevida.

Las mantas de materiales rugosos e imperfectos de lana basta y las suaves alfombras de piel, donde aún se identifique la figura de un animal, son un must de la decoración étnica. Atrévete también con textiles animal print o con llamativas telas wax, para tapizar taburetes, pufs…

Luces y fuego para un ambiente íntimo en un dormitorio étnico

Las velas aromáticas y las lámparas de mesa de cristales de colores no pueden faltar para la iluminación nocturna en un dormitorio étnico. El fuego de una vela sobre un sencillo portavelas de metal tradicional te teletransportará en el tiempo. Y, además, si la vela es aromática, podrás envolver tu dormitorio de fragancias que te hagan soñar con lugares exóticos.

Así mismo, en el estilo étnico también triunfan las lámparas con pantallas fabricadas en fibras naturales o en textiles como el lino o el algodón. Estos materiales tamizan la luz e iluminan aportando calidez y creando un ambiente íntimo.

Muebles de materiales naturales y cálidos para un dormitorio étnico

La madera, el bambú, el ratán, las fibras naturales… en el suelo y en las mesitas de noche, las banquetas, las sillas, las consolas o los aparadores aportan una gran calidez al ambiente. Y es precisamente eso lo que buscamos para un dormitorio étnico.

Además, ten en cuenta que los muebles del estilo étnico tienen que mostrar su personalidad con las imperfecciones propias de cualquier objeto hecho a mano. Estos muebles nos conectan con la madre naturaleza por sus superficies rugosas y las vetas vistas, y no buscan esconder los ensamblajes y clavos.

Explosión de color en el dormitorio étnico

Un dormitorio étnico tiene que ser una explosión de culturas y, también, de colores. Los colores propios de los materiales naturales se combinan con colores más potentes que llenan de vida el dormitorio. Así, en el dormitorio étnico predominan los tonos terrosos como el beige, el nude, el verde oliva, el marrón o los tonos rojizos; aunque estos van acompañados de pinceladas de colores con fuerza como el morado, el naranja, el fucsia o el azul intenso. Estos colores los encontraremos en los estampados característicos de las diferentes culturas que dan personalidad el estilo étnico.

Completa tu dormitorio étnico con detalles artesanales 

Nada nos transporta más al estilo étnico que lo artesanal. Figuras de barro o cerámica, máscaras talladas en madera, macetas hechas en torno, textiles tejidos a mano, lámparas o alfombras hechas con fibras trenzadas, como se hacía tradicionalmente. Un dormitorio decorado con estos detalles será, sin duda, un dormitorio único porque las piezas artesanales no pueden clonarse.

Decántate por un dormitorio étnico y deja que el arte de las diferentes culturas fluya y se combine entre sí para obtener un ambiente exótico, cargado de simbolismo y diversidad.