dormitorio en color greige

¿Aún no has oído hablar del color greige? El greige es un color neutro que está conquistando los corazones de los expertos en interiorismo y los creadores de tendencias ya que este color de moda es fácil de combinar y se adapta perfectamente a cualquier espacio. En contraste con los tonos convencionales de gris, beige o arena, el greige tiene un encanto más moderno. Combina las cualidades elegantes y atemporales de diferentes tonos de gris con el toque cálido y natural del beige. ¡Descubre todo lo que necesitas saber sobre el color de tendencia greige y cómo puedes integrarlo en tu casa!

Greige, la mezcla perfecta de gris y beige

Cada uno percibe los colores y sus efectos de forma diferente, por lo que algunas personas tienden a ver más el gris en el greige, mientras que otras tienden a ver más el beige. Dependiendo de las condiciones de iluminación, los tonos grisáceos a veces parecen más cálidos y a veces más fríos. Por tanto, el greige se denomina a menudo un tono “no-color”, ya que no es ni claramente gris ni claramente beige.

Aunque también existe el muy popular color topo, que tiene un efecto similar al del greige, éste contiene una proporción ligeramente mayor de beige y, por tanto, parece más cálido que otros tonos mixtos con componentes grises. Sin embargo, no existe el “único” tono de greige. La mayoría de los fabricantes de pinturas y muebles utilizan una gama de varios matices de color, que se agrupan bajo la denominación greige. Algunos tonos se acercan más al gris, otros al beige, al verde o al rosa.

Pero no te preocupes, el greige es un color todoterreno. Como tono suave y claro, es la antítesis perfecta de los colores llamativos y oscuros, y confiere a cualquier hogar un ambiente sofisticado y acogedor. El gris incluso combina de maravilla con un amarillo brillante o un azul oscuro. Aporta calma a la decoración y resalta los colores que no son neutros. Independientemente de la dirección que tome tu greige, verás que puede integrarse fácilmente en tu casa.

El origen del color greige

Este año no es la primera vez que el color greige hace su aparición: ya se habló de él por primera vez en 2010, cuando se eligió como el nuevo color de moda después de que Chanel presentara un esmalte de uñas en el tono nude llamado “No. 505 Particulière”. Al mismo tiempo, el color fue impulsado por el diseñador de moda italiano Giorgio Armani con una colección de ropa y otra de maquillaje, por lo que también se le considera un pionero del color. Empezando por la cosmética y la moda, la tonalidad llegó también al diseño de interiores.

Desde entonces, no se puede evitar el color de moda. La magia de este “no color”, que no es ni gris ni beige, reside en su carácter cambiante.

Cómo decorar con greige como color base

A menudo elegimos un blanco frío como color base para nuestro mobiliario. Si quieres refrescar tu combinación de colores, la mezcla de gris y beige es un color base perfecto. Al ser un tono tan discreto, el greige crea un ambiente acogedor junto a los muebles, los textiles y los accesorios del hogar en grandes superficies como paredes, techos o alfombras. Sin embargo, tanto si prefiere los ambientes monocromáticos como las ideas de diseño de interiores de alto contraste, el greige no es un color que deba permanecer solo.

En cuanto se combina correctamente con otros tonos, el color puede mostrar todo su potencial. Tanto en combinaciones de colores monocromáticos como en combinación con colores vivos, el greige puede demostrar que es un todoterreno. Los colores perfectos para contrastar son, por ejemplo, un amarillo mostaza o un rojo óxido. Pero también los delicados tonos pastel, como el rosa, el albaricoque o el menta, crean una imagen general armoniosa con el greige.

Comedor en greige

Salón en greige

Dormitorio en greige

Accesorios de decoración en greige

El color greige para pintar las paredes

¿Has pensado alguna vez en cambiar el color de tus paredes? Entonces el greige es la elección perfecta: debido al efecto calmante y neutro de los tonos grisáceos claros, el color es excelente para su uso en grandes superficies. Sin embargo, si prefieres optar por un tono más oscuro como color de pared, asegúrate de que el aspecto general no sea demasiado oscuro. Los muebles de colores claros, un sofá blanco y un objeto decorativo de pared en colores vivos son el contraste ideal con los colores oscuros de las paredes. Estos abren la habitación y le devuelven la amplitud que las paredes oscuras le quitan.

La regla de oro también se aplica al color greige: los colores claros de las paredes hacen que la habitación parezca más grande y abierta, mientras que los colores oscuros la hacen más pequeña. Por eso, a la hora de elegir el tono, hay que prestar atención a la pigmentación y los matices. Ten en cuenta también las condiciones de iluminación de la habitación, ya que la iluminación de un dormitorio es muy distinta de la iluminación de un salón. Cada tipo de luz hace que el tono de greige sea diferente. Bajo una luz fría y brillante, la parte gris del color tiende a resaltar más. Con una iluminación más cálida e indirecta, el componente beige predomina y crea un ambiente acogedor y cálido. Ayúdate con un moodboard o un vision board para planificar de forma óptima la combinación de colores de su habitación.

¿Qué estilo de decoración se adapta mejor al greige?

A menudo, el gris suele tener un aspecto aburrido cuando se utiliza en interiores. Sin embargo, el greige es un color muy versátil. Su secreto es el matiz cálido que tiene por el alto contenido de beige creando un aspecto informal, moderno y fresco, así como acogedor y agradable. El efecto del color siempre depende del estilo de la habitación, de la cantidad de objetos con el tono y de los colores que se usen para acompañar o contrastar el greige.

El color greige es el más adecuado para el estilo nórdico de interiores: puede utilizarse para decorar cualquier habitación de la casa con un estilo escandinavo, desde los dormitorios hasta las cocinas. En el estilo monocromático de la decoración escandinava, el tono mixto entre el gris y el beige se aprovecha al máximo y combina perfectamente con los clásicos colores escandinavos como el blanco, el gris y el azul. Por cierto: el color de moda también se adapta a las tendencias hygge y cocooning, porque su calidez acogedora da a las habitaciones el ambiente adecuado.

Los 4 colores que combinan con el greige

Decorar con el greige como color base da lugar a un estilo desenfadado y acogedor que desprende exactamente lo que debe ser un hogar: la seguridad. Para lograrlo, un color que contraste puede ayudar a que la combinación de colores sea más coherente y divertida. Coloca acentos de color de estos colores:

  • Greige y blanco: Un blanco brillante va bien con un gris oscuro. Especialmente en un interior monocromático, el blanco llama la atención y crea interesantes contrastes. En esta combinación no es necesario otro color, sino que se debe optar por diferentes tonos de gris.
  • Greige y amarillo mostaza: El amarillo mostaza aporta un contraste vivo al sencillo gris. Con un color base mayoritariamente grisáceo y algunos elementos amarillos, la habitación invita a un estado de ánimo alegre y tranquilo.
  • Greige y azul grisáceo: La combinación de gris y azul-gris es algo más discreta y contenida. Como ambos colores contienen matices de gris, el resultado es un ambiente relajado que se presenta como informal y ligero.
  • Greige y rosa: El gris también forma una asociación casi perfecta con los tonos pastel, como el rosa antiguo o el albaricoque. Para que la relación entre los colores sea armoniosa, hay que elegir principalmente tonos cálidos. Estos se corresponden de forma óptima con el también cálido gris.

Lee nuestro informe de tendencias 2021 y descubre qué está de moda este año en los interiores de casa.

Si quieres saber más sobre colores de moda, te recomendamos que eches un vistazo a nuestros artículos: