tonos de verde

El verde y los distintos tonos de verde se asocian a la naturaleza y a la casa. Existen, nada más y nada menos, que cien tipos de verde aproximadamente. Así que la elección del tono adecuado para tu casa quizás necesite un poco de orientación. Descubre la paleta de colores de verdes para incorporarla a la decoración de tu casa. Con esta guía sabrás exactamente qué tono de verde es el tuyo.

La gama de verdes para tu decoración

Este color ha vuelto con fuerza en decoración (si es que alguna vez se fue). Y lo ha hecho actualizándose, trasladándose del campo a la ciudad. Así pues, el verde ya no está solo reservado a casas de campo de estilo rústico. Nos lo hemos traído a los pisos y viviendas urbanas para estar conectados con la naturaleza, ya sea pintando las paredes, mediante la incorporación de elementos decorativos o a través de las plantas de interior.

La gama de verdes es tan extensa que te ofrece una libertad creativa muy versátil. Dependiendo del tono de verde que elijas, conseguirás un efecto fresco, relajante, sobrio, hasta vintage. Las variedades del color verde pueden diferir en matiz, croma (también llamado saturación o intensidad) o luminosidad (o valor, tono o brillo), o en dos o tres de estas cualidades. Estas son las opciones más decorativas:

Verde oliva

El verde oliva aporta sobriedad y también frescura, incorporando un montón de matices diferentes a un diseño de interiores, dependiendo de con qué colores se combine, en que proporciones o como incida la luz sobre él. Contiene toques marrones y grises que matizan su intensidad y le aportan elegancia y sobriedad. Pinceladas azules que le dan calma y sosiego, y otras amarillas que lo hacen un color cálido y acogedor. ¡Lo tiene todo!

Verde grisáceo

También conocido como verde dusty, es un color agradable y sereno, propio de estilos tanto clásicos o señoriales como en ambientes más minimalistas como el escandinavo. Es ideal para aquellos que quieran romper con el blanco monótono del popular estilo nórdico y con él te sentirás libre sin salir de casa. Combinado con madera, bronce y el gris, conseguirás una escena natural y atemporal.

Verde menta

El verde menta es un tono de verde pastel que ha cobrado mucho protagonismo en los últimos años en decoración y moda. Da un aspecto dulce, original y luminoso. Tanto puede colarse entre los colores para pintar paredes, como en complementos textiles o accesorios decorativos. Encontramos una amplia riqueza de tonalidades en verde menta: la dulce acidez del verde menta apagado o bien el verde menta de gran brillo e intensidad que incluso nos hace recordar a las hojas frescas de la menta.

Verde bosque

Es sinónimo de ambiente eco-friendly y combina genial con materiales naturales. Combina perfecto en paredes verdes con molduras, jambas y rodapiés de color blanco. En cuanto al mobiliario, únelo con materiales orgánicos, como maderas o fibras naturales. Si este tono de verde te parece too much para tus paredes, úsalo en tapicerías, cojines o plaids. Las flores, frescas o preservadas, quedan que ni pintadas en este look.

Verde salvia

El verde salvia es un color situado a medio camino entre el verde oliva y un verde pastel, este color frío es apropiado para algunos estilos de diseño de interiores, como puede ser el escandinavo. Además de en las paredes, coloca elementos ornamentales con este color, como alfombras, jarrones y cuadros, para completar la escena.

Verde esmeralda

Aunque no sea muy común, encaja muy bien en ambientes glamurosos. Transmite elegancia y serenidad, generando en los interiores una mezcla entre carácter alternativo y distinguido. Si no te atreves a pintar una pared de este color intenso, puedes aplicarlo en la tapicería de terciopelo de un sofá o butaca, cojines, sillas o cuadros.

Verde inglés

Se trata de un verde oscuro que impera en numerosos ambientes de estilo british. Recuerda al intenso tono de la campiña inglesa y combina fenomenal con cojines de cuadros escoceses, papel pintado de flores, terciopelo o un sofá chester porque refuerzan su imagen.

Verde caqui

También se le conoce como verde militar o ciprés. Esta tonalidad suave, con una sombra majestuosa y poderosa, funciona muy bien con blancos rotos y tonos neutros, maderas claras y enceradas, e incluso con colores pastel. Si tu salón está pintado en blanco o blanco roto, con unos sofás en un tono verde caqui crearás un contraste clásico y, a la vez, refrescante.

Cómo combinar el color verde en decoración

En realidad, el verde es todo lo que quieras que sea, solo hay que saber cómo y dónde usarlo. Combínalo con:

  1. Verde + Gris + Blanco

    Se trata de un trío de color infalible. Juega con las proporciones de 60-30-10, usando cualquiera de los tres como máximo exponente. Funcionará.

  2. Verdes en distintas tonalidades

    Ya has visto los distintos tonos de verde que mejor van en decoración. Escoge tres de ellos y juega con sus matices en un mismo espacio.

  3. Verdes + Tonos tierra

    Conseguirás naturalidad absoluta. El verde y el marrón están presentes en baldosas hidráulicas y piezas Midcentury.

  4. Verde hoja + Dorado

    Juntos producen un efecto asombroso, muy sofisticado. Un mueble en este tono, con tiradores dorados, es chic.

  5. Verde menta + coral

    Esta unión es perfecta para habitaciones infantiles.

  6. Verde inglés + Rojo intenso

    Una combinación para un sofá y sus cojines que te transportará al lejano oriente.

  7. Verde + Amarillo

    Bienvenido al verano, sea la estación que sea. Este mix aporta una vitalidad única a los interiores

  8. Verde + Azul

    ¡Menuda elegancia! Aunque parezca que ambos colores juntos no vayan a funcionar, por su gran fuerza, conjuntan en sus versiones más oscuras e intensas. Si a este dúo le sumas blanco, tenemos una trilogía bien equilibrada.

¡Con nuestra guía de tonos de verde, la combinación de colores en la decoración te resultará súper fácil!

Encuentra los artículos de tendencia en verde