Descuentos de hasta -70% ¡Regístrate!

armario blanco al estilo indio con macramé

La India es exotismo, elegancia, simbolismo, y referencias culturales, artísticas e históricas. ¿Quieres conseguir todo esto en tu hogar? Pues entonces inspírate en las raíces de este país, una mezcla perfecta entre aromas, texturas, colores muy vivos y opulencia y, a su vez, tonos claros y materiales naturales. Te damos a continuación información que te será útil para sumergirte en la magia hindú.

Decoración de la India: ¿es colorista o serena?

¿En qué piensas cuando te hablan de la India? Seguramente en una explosión de música y color increíble. Especias, Bollywood, o los famosos mercadillos con sus alfombras y otros productos. Y no nos olvidemos de imágenes majestuosas, como las del Taj-Mahal, los grandes templos hindúes, rodeados de paz y silencio, o el vínculo con el yoga de estas tierras. Es decir, tenemos dos caras de una misma moneda, vida e intensidad frente a calma e inspiración, y ambas se complementan a la perfección. Escojas lo que escojas, recuerda que esta es una civilización con siglos repletos de historia, arte, símbolos y gastronomía. Y es posible, aunque no te lo parezca, llevarte un trocito de todo esto a tu casa.

Decoración hindú colorista

Además de las típicas figuras de Buda o Shiva, se suele relacionar la decoración hindú con cojines de sofá y suelo con estampados de formas y figuras geométricas, alfombras orientales, colchas, cuencos de cerámica pintados a mano, pashminas, etc. Todos estos elementos se unen por un componente común: el color. El amor por los colores de la India no es casual: para los hindúes, el color es un símbolo de riqueza y bienestar. Concretamente, el rojo es un color que denota pureza, origen, fuego, un elemento purificador. ¿Sabías que los novios lo eligen para sus bodas precisamente por esta razón? Este predominio del rojo se extrapola a toda la decoración, y muchos tonos de la gama rojiza están en todas partes: rosa, marrón, naranja, y numerosas variantes.

Esta es la base de la India colorista, complementada con el brillo del oro y otros metales, y alguna nota brillante de azul turquesa que despunta sobre los demás. Esta mezcla, junto con la de las texturas, que van desde la madera y la seda hasta el vidrio, el lino, el cobre o el bronce, dan lugar a un estilo con desparpajo, atrevido y vívido.

Decoración hindú serena

Si por el contrario deseas un ambiente de calma, serenidad y relajación, aplica el blanco y otros tonos claros. Mientras el rojo simboliza la pureza, el blanco es paz, es un color sagrado, utilizado normalmente para rendir homenaje a los difuntos (justo al contrario que en otras culturas, en las que el negro se emplea con este fin). Por ello, el Taj-Mahal, considerado como una de las siete maravillas, está revestido de blanco. Maderas, yutes, mármoles o metales como cobres y bronces crean con el blanco espacios simples pero elegantes.

Trasladando esto a tu casa, puedes tener un sofá color crema con líneas más modernas que contrasten con madera envejecida de otro mueble, como una mesa o un aparador, tallado a mano, y en colores como el blanco roto o el azul turquesa. Asimismo, recurre a textiles en tonos arena, terracota, con toques azulados y accesorios dorados, como grandes jarros, que también pueden ser de barro. Un auténtico espacio celestial terminado con figuras de Buda o Shiva, como te decíamos antes.

Los must de la decoración hindú, independientemente de tu estilo

Por último, te aconsejamos cuáles son los objetos que debes adquirir, sea cuál sea tu estilo, más colorido o más sereno, para decorar tu casa. ¿Tienes papel y lápiz a mano?

  1. Farolillos, portavelas de cristal o lámparas exóticas. La luz es un factor importante en la decoración hindú. Consigue todos estos elementos fijos o colgantes. Recrearás el famoso festival Diwali, con el que los hindúes reciben el año nuevo.
  2. Piedra y madera tallada. Ambos materiales son óptimos. La piedra tallada es estupenda para bancos de obra o espacios exteriores; la madera, para pequeños accesorios (cuadros, cajitas, cofres) o puertas de muebles (armarios, baúles y, a veces, ventanales -si puedes permitírtelo-).
  3. Naturaleza como fuente de inspiración. Los textiles y motivos de piedra de la India beben directamente de la naturaleza y su vegetación. De los animales, el más representado es el elefante, símbolo de inteligencia y buena suerte y, además, reflejo de uno de los dioses hindúes más venerados, Ganesha, cuya cabeza es de elefante a pesar de su cuerpo humano.
  4. Rincón del té. Puedes crearlo tú mismo, con bandejitas, teteras y accesorios a juego. Ten en cuenta que en la India un valor al que nadie puede renunciar es la hospitalidad; si invitas a alguien a tu casa, debes ofrecerle siempre algo, y qué mejor ofrecimiento que un refrigerio.
  5. Alfombras. Otro de los imprescindibles en una decoración de la India. Las alfombras orientales pueden utilizarse en múltiples zonas de la casa, salón e incluso baño (si te atreves), en interiores o exteriores. Son muy versátiles.
  6. Imágenes religiosas: Buda y Shiva. Las figuras de los dos dioses más venerados de la India invitan a relajarnos, y generan una atmósfera de espiritualidad que no podrás conseguir con otros elementos. No te olvides de incluirlos para completar tu decoración.
  7. Aromas relajantes. La aromaterapia es fundamental aquí. Velas, lámparas perfumadas, difusores o cuencos con especias de intensos olores no pueden faltar para ambientar tu hogar.
  8. Cojines grandes y cilíndricos. Ya sean redondos o cuadrados, los cojines decoran y, a la vez, se convierten en un elemento muy funcional, puesto que funcionan como asientos supletorios o se utilizan como cómodos respaldos para descansar en tu alfombra. Los cojines cilíndricos son perfectos para completar la decoración del sofá.
  9. Plaids de seda con especiales bordados kantha. Bengala es el origen de estos bordados tan especiales, utilizados sobre todo en la confección de los llamados saris, vestidos tradicionales para la mujer hindú. El carácter multicolor del kantha puede aplicarse en casa con plaids colocados sobre el sofá o la parte inferior de la cama.

Después de este viaje sagrado, no te quedarán dudas a la hora de decidirte por un estilo hindú u otro. Los objetos que recrean esta decoración no son difíciles de conseguir, y están a tu disposición en muchos establecimientos comerciales. Después de adquirirlos y colocarlos en casa, siempre podrás celebrarlo con una velada gastronómica cargada de sabores picantes y especiados. ¿Te gusta la idea?