Descuentos de hasta -70% ¡Regístrate!

Decoración para la habitación para niños estilo Montessori

Libertad para desarrollarse. Esta era la filosofía de la educadora y doctora María Montessori. Montessori creía que si los niños crecían en un espacio que les ofreciera libertad y mil oportunidades para aprender, de adultos, sabrían hacer frente a los problemas que la vida les planteara. Y aquel pensamiento revolucionó la educación de finales del siglo XIX y principios del XX, hasta hoy, que sigue siendo un sistema educativo estrella. Para Montessori, la escuela no es un lugar donde el maestro transmite conocimientos sino donde la inteligencia y las emociones se desarrollan a través de un trabajo libre con material didáctico especializado. Pero la filosofía Montessori no solo se cirscunscrible al mundo de la escuela. También en casa podemos aplicarla y crear así una habitación Montessori para los niños donde encuentren la libertad y los estímulos que necesitan para crecer felices y autónomos.  

La habitación Montessori ideal 

Debe ser un lugar estimulante y relajante a partes iguales, en el que puedan explorar con tranquilidad. ¿Cómo se traduce esto en decoración? Ahí va una lista de ideas que te pondrán muy fácil montar la habitación Montessori perfecta: 

  • Toda la decoración debe guardar una armonía para que los peques se sientan a gusto: en colores, tipo de materiales, etc. 
  • Deja buena parte del espacio despejado. Los niños necesitan moverse y actuar con total libertad en su cuarto. 
  • No atiborres la habitación de detallitos. Nos encantan, sí, pero una habitación Montessori para niños pide una decoración que huya del caos y si hay muchas piezas, la tendencia al desorden es mayor. Además, el niño debe poder prestar atención a aquello que está haciendo sin dispersarse con mil cosas que le rodeen. 
  • Las piezas de mobiliario deben facilitar que los peques lo tengan todo a su alcance para fomentar su autonomía.  
  • Todo debe estar bien ordenado y debe haber sistemas de organización que te permitan conservar ese orden: cajas con ruedas, cajas bonitas en los estantes, cajones, cestos… 
  • Y por supuesto, debe ser un lugar seguro. Fíjate, por ejemplo, que las ventanas tengan sistemas de seguridad, que las alfombras tengan películas antideslizantes debajo, que no haya piezas con esquinas potencialmente peligrosas si se dan un golpe… 

Muebles Montessori 

El principal en la habitación de los niños es la cama. ¿Cómo debe ser? Lo ideal es que esté en el suelo, es decir, que no sea una cama alta. Puede ser una estructura de madera o una especie de “chill out” con un colchón cuanto más bajito, mejor. Por otro lado, hay que evitar las barreras. La idea del sistema Montessori aplicado a su cuarto es que los niños puedan acceder a su cama por donde quieran y les sea fácil. Por ello, un simple colchón ya funcionaría. Y cuanto más bajito fuera, más seguridad tendríamos frente a caídas. 

Además, tanto la cama como el resto de piezas deberían poder crecer al ritmo del niño o adaptarse a los cambios de la vida, como la llegada de un hermanito. Para “crecer” con el niño no necesita ser un mueble muy especial. Los sistemas de piezas modulares cumplen esta función perfectamente, así, por ejemplo, una estantería modular permite añadir otra cuantos más libros o accesorios va teniendo el niño conforme crece. 

Detalles Montessori 

  • Una habitación Montessori para niños no tiene las paredes ultrallenas y los detalles que las decoran suelen tener que ver con el mundo que les rodea: animales, árboles e incluso mapas.  
  • En cuanto al color, se huye de los más estridentes. La habitación Montessori es serena, con lo que los colores que le irán serán los neutros y para darle un toque más vivo, podemos utilizar los textiles, que, además, son muy fáciles (y ecónomicos) de cambiar a medida que el niño crece.  
  • Los muebles bajos deben contar con espacios abiertos, y a poder ser simétricos porque esto regala orden visual. Y en ellos, los niños deben poder guardar todas sus cosas con sistemas que les permitan ordenarlas sin la necesidad de la ayuda de los padres, con cestos y cajones etiquetados o por colores, que les ayudarán a clasificar todas sus cosas.