Sofá esquinero en color beige con cojines rojos

El salón suele ser la estancia principal de la casa por lo que su decoración condiciona la del resto de habitaciones. Por eso es tan importante escoger no solo los colores para salones adecuados sino también la combinación de colores perfecta. Así que empieza por elegir una buena paleta de colores para la pintura y el resto de elementos de mobiliario y accesorios. Nada mejor que hacerte un moodboard o tablero con colores, materiales y piezas que te gustan para inspirarte, porque una vez que lo has montado, los tonos, ideas, conceptos y sensaciones de lo que realmente quieres transmitir aparecen nítidos ante tus ojos. Con esta guía de los mejores colores para salones, lo tendrás claro.

¿De qué color pintar un salón?

Ante todo, fuera el estrés. Pintar es la solución decorativa más versátil, porque no resulta ni excesivamente complicada, ni costosa, pero sí que da un giro total a la imagen de tu salón. ¡Parecerá que estrenes casa! Y si te cansas, o sientes que te has equivocado, siempre puedes volver a pintar.

Te recomendamos que te hagas con una paleta de colores y planifiques primero qué gama de colores te gusta. Si quieres ir sobreseguro, los mejores colores para salones son:

Blanco

Encabezando el podium, como no podría ser de otra manera, está el blanco. El no-color perfecto para aportar luminosidad y libertad creativa a un salón, ya que funciona como una base neutra que nos permite ir hacia cualquier dirección en cuanto a estilo decorativo y a los colores que lo van a completar.

Del blanco nunca te cansarás y queda bien sea cual sea tu mobiliario. Además, si tienes un suelo bonito, le cede todo el protagonismo, lo resalta. Si te parece un color frío, añádele molduras a las paredes y verás qué cambio. Además, existen tantos tipos de blanco que podrás elegir entre una amplio abanico de posibilidades. Así que, de aburrido nada.

Los tonos piedra

Los colores neutros que más se llevan. Su amplia y cálida gama va desde los tonos piedra claros, pasando por los medios hasta el color piedra fuerte, con más saturación. Su base gris los convierte en colores ideales para el salón. Bruguer, Tintanlux, Jotun… Las principales marcas de pintura decorativa incluyen gamas de colores piedra muy atractivas y variadas, que van desde los tierra más intensos, pasando por el greige hasta los arena más sutiles.

Verde oliva

Puedes usar un color más oscuro y subido, como algunos tonos azules o tonos verdes, como el verde inglés, por ejemplo, para una pared especial, como fondo de una librería, en una pared en L, etc. Eso sí, siempre y cuando no esté en frente de la visual cuando tú te sientas en el sofá. El verde oliva es una opción a sopesar. ¡Menuda elegancia aporta este tono en un salón! Es un básico que se lleva maravillosamente con las maderas, la piedra y, sobre todo, los paisajes que entran por la ventana.

Azul intenso

Aunque es tendencia, nunca pasa de moda, como el gris oscuro. Pinta los techos de blanco, para que no se te caigan encima, y las paredes en este azul grisáceso, que podrás reforzar con un sofá tapizado en terciopelo del mismo color. La unión très chic.

Burdeos

Una apuesta arriesgada pero siempre elegante. Este as de los colores cálidos imprime personalidad al salón y combinan genial con mostazas, rosa empolvado o colores piedra. El burdeos es perfecto como uno de los colores para salones de estilo clásico renovado.

Los mejores colores para los elementos principales del salón

Ahora que tienes claro qué color te gusta, debes buscar la mejor paleta de colores para acompañarlo. Te proponemos una serie de casos prácticos para que combines la pintura de las paredes del salón con sus elementos principales, como el sofá, las cortinas, los muebles, la alfombra y los objetos decorativos.

Si pintas de blanco…

Para que tu salón no resulte monocromático y aburrido, añádele un poco de color. Juega con otras tonalidades de blanco y colores cálidos. Escoge tonos tierra para el sofá y las cortinas, ocres y mostaza para el plaid y los cojines y, para finalizar, incluye verde, con plantas y algún objeto deco. Para el mobiliario hay una gran variedad de colores de madera aptos para incluir con éxito en esta escena. Pino o haya si desear continuar con la claridad del ambiente. Nogal o castaño si quieres que destaquen sobre el fondo neutro.

Descubre los productos para conseguir un color de moda

Si pintas en tonos piedra…

Continúa la naturalidad de la atmósfera con un sofá y cortinas en gris claro, muebles en roble miel, una alfombra con toques en verde hoja y objetos decorativos en marrón. Una paleta 100% natural que llevará los paisajes exteriores a tu interior.

Si pintas en verde…

Hazlo en verde mint o agua, pastel, o bien en un elegante oliva o inglés, más rústicos. Para acompañarlos, nada mejor que un sofá banco, cortinas en tono lino y muebles claros, para aligerar. Una alfombra en blanco roto o verde suave será el punto final adecuado.

Si pintas de azul…

Para compensar la profundidad típica del azul presente en las paredes puedes elegir un tono crema claro, más cálido que el blanco, para el sofá, las butacas y la alfombra. Otros colores que podrían estar presentes en el salón serían tonos rojizos, que matizan la ‘frialdad’ del azul, para los cojines, y toques de verde claro, con bastante proporción de amarillo, en plantas y accesorios.

Si pintas de burdeos…

Aunque este no sea el más potente de los rojos, también posee la capacidad de ‘manchar’ mucho visualmente, por eso es importante combinarlo con colores que le den calma: blanco roto y beige en las piezas más grandes, como sofá, estores y alfombra, por ejemplo. Suma detalles en color chocolate, con muebles de madera de ipé, wengué o acacia, que seguirían la elegancia del burdeos.

Esperamos que te haya gustado nuestra guía sobre colores para salones y que puedas decidirte por una paleta de colores que vaya con tu estilo y personalidad.