Descuentos de hasta -70% ¡Regístrate!

Tronco cubierto de musgo

De toda la paleta de colores para decorar la casa, elegir tonos verdes es un acierto, ya que remite irremediablemente a la Naturaleza. Ya en el 2017 Pantone elevó el Greenery a color del año y desde entonces los tonos verdes no han dejado de estar presentes en las tendencias decorativas más actuales. Y entre todos, el verde musgo es una de las tonalidades que más triunfan. ¿Por qué? Aparte de su carácter natural, este color remite también a elegancia gracias a ese tono grisáceo que lo suaviza. Elegancia y vitalidad, todo en uno. Nos encanta.

¿Qué transmite el color verde musgo?

Sosiego, tranquilidad, paz. Además, calma la mirada y aporta frescura, haciendo que el espacio parezca más limpio y puro. El color verde es sinónimo de todo esto, por ello, muchos hospitales se sirven de él para decorar las salas de espera y procurar calma a los pacientes. Pero también es un color muy personal que nos habla de carácteres fuertes y seguros. Es decir, elegir tonos verdes para decorar la casa es elegir una paleta que nos procurará serenidad y a la vez, creará espacios personales y auténticos. De hecho, conseguiremos que sean más personales cuanto más especial sea el tono de verde que elijamos, como el verde musgo, que será uno de los tonos de verde que más carácter puedan imprimir a un espacio.

Las combinaciones más populares

La fuerza decorativa del verde musgo hace que lo ideal sea combinarlo con colores y materiales que no compitan con él:

  • El color lino, por ejemplo, o el blanco roto, son tonos que junto al verde ganan luz por el efecto del contraste y a la vez compensan su fuerza. Aplica el verde musgo en textiles como el sofá, las cortinas o los cojines, y combínalo con paredes claras.
  • El color de la madera natural. La madera potencia la esencia natural del verde y le suma calidez, creando espacios muy acogedores. Pero también la madera oscura, tipo la que se utilizaba en muebles de los años 50, encaja con el verde musgo, siendo una combinación ideal para espacios con cierto aire retro.
  • Gris delicado. Se suma a la naturalidad del verde musgo y añade serenidad y un punto de actualidad. Elige sofás en gris suave frente a paredes pintadas en verde musgo.
  • Gris plomo. Sofisticación absoluta si lo combinas con verde musgo. Muebles en verde musgo y textiles en gris plomo es una combinación chic y muy actual.
  • Oro viejo o amarillo mostaza. Ideales para los detalles que decoren espacios pintados en verde musgo. Por ejemplo, una lámpara de pie en oro viejo frente a una pared verde o cojines en amarillo mostaza sobre un chéster tapizado en terciopelo verde musgo.
  • El color rosa. Desde el tono melocotón hasta el pink millennial. Combinados con verde musgo en fundas de cojín, por ejemplo, aportan frescura al ambiente.
  • Metales desgastados. Para un look industrial, apuesta por verde musgo en textiles o paredes combinado con auxiliares en metal envejecido o bien pintado de negro. Sofisticación y carácter.
  • Fibras naturales. Si hay una combinación que funciona al 100% es el verde aplicado en textiles o paredes y piezas de fibra natural que suman calidez a la vez que frescura y naturalidad.

Verde musgo: Un color de tendencia

El verde musgo – también llamado verde militar o verde oliva – es uno de los tonos de verde más de moda. Está presente en las pasarelas más fashion y todo lo que pisa la pasarela del prêt-à-porter acaba trasladándose a la decoración, así que no te prives de darle verde a tu casa. La actualizarás al instante.

Para los amantes de los tonos verdes, la oferta es enorme. Aquí van tres de los tonos estrella a parte del verde musgo, y con el que combinarán a la perfección:

  1. Verde menta: suave y fresco, es ideal para espacios de tendencia vintage.
  2. Greenery: refrescante y luminoso con su punto de amarillo, envuelve los ambientes y les da un halo de positividad.
  3. Verde bosque: profundo e intenso, aporta sobriedad. Es chic y elegante.