Decorar de tu casa de verano es muy importante para crear ese pequeño oasis donde nos relajamos, desconectamos de todo y recargamos pilas. Un lugar especial que merece una decoración diferente y refrescante, al fin y al cabo, se trata de estar siempre cómodos en ella cuando el calor aprieta. ¿Necesitas ideas? Te vamos a dar algunas muy atractivas y, sobre todo, muy fáciles de llevar a la práctica.

1. El encanto de las fibras vegetales

En mobiliario y en accesorios, el mimbre, el ratán, el yute o el bambú son perfectos para dar un toque muy veraniego. Los puedeselegir para decorar tu hogar habitual, pero si visten especialmente, es en casas destinadas al descanso en esas merecidas vacaciones estivales.

No olvides que las fibras vegetales evocan naturaleza y aire libre y, además, dan un toque rústico que nunca pasa de moda. Las posibilidades son casi infinitas: muebles o alfombras de mimbre, estores de yute o lámparas de ratán son solo algunas de ellas.

Regístrate ya en Westwing y no te pierdas las rebajas de hasta el 70% para amueblar y decorar tu casa con estilo.

2. Toques marineros para ambientar

Las fibras vegetales combinan a la perfección con el blanco y el azul del estilo mediterráneo, ideal para decorar una casa de verano. Puedes combinar esos colores en paredes y textiles, pero si prefieres algo más discreto, elige simplemente complementos como cojines, cuadros con motivos marineros o adornos hechos con conchas o corales.

3. Tejidos ligeros y vaporosos que refrescan

Los textiles son muy importantes en nuestros hogares, pero tal vez más en una casa de verano. ¿Cómo deben ser? Ante todo, de fibras naturales como el lino o el algodón, que son mucho más frescas que otros materiales y, además, se lavan sin problemas.

En el caso de las cortinas, lo mejor es que sean ligeras para que la brisa pueda entrar sin problemas. Y los colores claros harán que esa luz natural que es alegría y es vida inunde las estancias.

4. Un rincón solo para ti

Cuando de lo que se trata es de relajarse y desconectar, nada como un rinconcito particular. En este sentido, en tu casa de verano puedes darte algún que otro capricho, como una hamaca en la terraza o un sillón colgante junto a un ventanal. Si tienes jardín, no te resistas, una cama balinesa puede convertirse en tu lugar preferido de la casa.

5. Plantas para decorar y refrescar

Las plantas no solo son muy decorativas y alegran cualquier estancia. Además, ayudan a refrescar los ambientes. Por lo tanto, no pueden faltar en una casa de verano. Eso sí, elige plantas que no sean muy exigentes con los cuidados. Y si tienen flores, mucho mejor, llenarás esa casa de verano de color y alegría.

Si la vivienda permanece vacía mucho tiempo y no puedes tener plantas, una alternativa muy vistosa son accesorios o incluso papel pintado con motivos vegetales. No son lo mismo, pero al menos dan un toque refrescante a la casa.

6. Un tentempié muy veraniego

Una de las ideas frescas para decorar tu casa de verano más apetecibles es poner algún centro con frutas frescas en esa mesa auxiliar que tienes junto a tu sillón favorito. Su colorido animará el ambiente. Y no hay que olvidar que son una buena forma de hidratarse cuando el calor aprieta.

Y, para el jardín, nada como una mesa nevera. Las hay muy decorativas y no tendrás que moverte cuando más relajada estás, tendrás siempre algo fresco a mano.

Estas son algunas ideas frescas para decorar tu casa de verano, pero hay muchas más. Una pequeña fuente, un ventilador de techo bonito, piezas de artesanía en barro, manteles de colores en las mesas o sombreros a modo de objetos decorativos son algunas de ellas. 

Fuente: habitissimo