Da igual las dimensiones que tenga, en una cocina parece que siempre falta espacio: cacerolas, pequeños electrodomésticos, vajilla y cristalería, cubiertos, utensilios para cocinar… ¿De dónde sacar hueco para guardarlo todo?Puede parecer complicado, casi imposible, pero con un poco de organización tendrás esa cocina perfecta en la que podrás guardar todo lo que necesitas y tenerlo a mano. ¿Cómo? Aquí tienes algunos trucos.

El punto de partida: una buena limpieza

De nada sirve intentar organizar la cocina si te empeñas en guardarlo absolutamente todo. De modo que, para empezar, lo ideal es vaciarla y mirar con ojo crítico todo lo que almacenas. Seguro que te das cuenta de que al fondo de un armario estaba esa vieja licuadora que has usado dos veces, o una enorme cacerola que tienes desde hace años y no has estrenado.

Piensa en qué te hace falta realmente y qué puedes donar o vender. Al vaciar los armarios vas a comprobar que tienes muchos más enseres que no usas de lo que pensabas.

Accesorios para los armarios y cajones

En los armarios de la cocina se suele perder mucho espacio. Pero es muy fácil aprovecharlo. Hoy en día hay accesorios para casi todo: para colgar las tapas en las puertas, para muebles esquineros o para ordenar botes pequeños en los cajones.

Los organizadores son perfectos porque se adaptan a los muebles, aprovechan bien el espacio y te ayudan a tener todo perfectamente organizado. Si no quieres gastarte mucho, una alternativa práctica y económica son las cajas de plástico o de mimbre, de distinto tamaño pueden ser, además, muy decorativas.

Cada cosa, en su sitio

Los armarios altos están muy bien porque nos dan un montón de espacio de almacenaje. Pero llegar a su interior suele ser complicado sin una escalera. Guarda todo aquello que solo uses de muy vez en cuando en ellos. Cuanto menos utilices esos objetos, más alto deben estar.

¿Y en los armarios bajos? Al fondo, lo que menos utilices y todo aquello de uso diario siempre al frente, lo tendrás a mano y a la vista. Por supuesto, cacerolas y sartenes siempre cerca de la zona de cocción.

Recipientes de cristal para no perder nada

En una cocina siempre tenemos un sinfín de alimentos, productos y especias. Los recipientes de cristal son ideales porque en un vistazo encontrarás eso que buscas. Además, son herméticos, de modo que lo que hay en su interior se conserva perfectamente.

Pero, como estamos hablando de organizar la cocina, dos consejos importantes. El primero es usar recipientes de diferentes formas y tamaños para aprovecharlos al máximo. El segundo es optar siempre por aquellos que tienen formas cuadradas o rectangulares, ya que aprovechan mejor el espacio y se apilan con más facilidad.

Si falta espacio: aprovecha las paredes

Si a pesar de todo aún te falta algo de sitio, los colgadores son una buena solución, además de que pueden ser muy decorativos. Con ellos puedes aprovechar muchísimo las paredes y conseguir hueco casi de donde no lo hay.

Además, hay muchas formas de decorar con ellos. Puedes poner unas barras y colgar de ellas pequeñas cestas o recipientes para espumaderas, cucharones o coladores. Otra idea muy práctica es poner panel microperforado en esa pared que tienes vacía y poner en él estanterías estrechas o colgadores, además podrás organizarlos como mejor te venga o más te guste. 

Ten en cuenta estos sencillos trucos para organizar tu cocina y verás como ganas un montón de espacio y te resulta muy fácil tener lo imprescindible a mano. Eso sí, tan importante como organizarlo todo bien es mantener ese orden, no lo olvides. ¡Esperamos que te hayan gustado los consejos de nuestros amigos de Habitissimo!