Descuentos de hasta -70% ¡Regístrate!

Salón estilo escandinavo con sofá gris oscuro y cuadros en blanco y negro sobre pared blanca

Ya llevamos un tiempo enamorados del estilo escandinavo y no parece que este amor vaya a terminar, porque los materiales naturales y los colores suaves siempre funcionan y crean atmósferas en las que nos sentimos cómodos.  

El estilo escandinavo o nórdico renuncia a la extravagancia, al exceso, y busca la belleza en la sencillez. Y lo mejor es que no es difícil de conseguir, ni se necesita una gran inversión en decoración. Poco, pero bien elegido, será tu lema, pues, en el estilo nórdico la regla básica es “menos es más”. 

¿Qué es el estilo escandinavo? 

Es verdad que en los últimos años el estilo nórdico, procedente de Dinamarca, Noruega, Suecia y Finlandia, ha alcanzado una gran fama internacional, aunque este estilo se remonta a los años 50. A mediados del siglo pasado surgió una nueva corriente de diseño escandinavo caracterizada por la sencillez en las formas, el minimalismo, la funcionalidad y la producción en serie de bajo coste. 

Siguiendo el lema: keep it simple, los escandinavos no dejan nada al azar cuando se trata de mobiliario y lo seleccionan meticulosamente para crear un ambiente simple y cómodo. ¡Las decoraciones pomposas o las extravagancias de la moda no tienen cabida en este estilo sencillo y práctico!  

Otra piedra angular del diseño escandinavo es el amor por la naturaleza, el cual se refleja en los materiales y en las formas orgánicas de los muebles. Y, por supuesto, también es imprescindible la luz, que tanto se echa de menos en los oscuros meses del invierno nórdico. Sigue leyendo y descubre cómo empapar tu hogar de un look escandinavo y poder disfrutar de este bonito, cómodo y funcional estilo de decoración. 

Los imprescindibles del estilo escandinavo 

Materiales naturales 

La madera, el yute, el ratán, las plantas y los elementos de la naturaleza como las ramas, las piñas o las flores secas… ayudan a evocar la esencia de los bosques en los interiores de estilo escandinavo. Las maderas locales, como el abedul, el pino y el abeto, son imprescindibles. Los bosques y fiordos de Noruega y Suecia sirven como fuentes de inspiración para el estilo, que irradia paz e invita a la contemplación. Por ello, los elementos naturales como las mesas de madera, los suelos de parqué o las alfombras de yute son un must del diseño de interiores escandinavo. Unos suelos revestidos de materiales naturales aportan calidez e invitan a descalzarse y a relajarse. 

Un sofá de diseño minimalista de líneas rectas, con una funda de algodón y patas de madera, es también un must del estilo scandi. No lo llenes con demasiados cojines y tendrá un aspecto más moderno. Y si quieres darle un toque de color, que sea rosa, ¡le sentará genial! 

Sala de estar con muebles en tonos blancos y neutros estilo escandinavos

La luz, los colores y los accesorios que potencien la luminosidad 

El invierno en Escandinavia tiene muy pocas horas de luz, de ahí que se intente compensar esa falta de luminosidad con espacios amplios con grandes ventanales desprovistos de persianas y cortinas. 

En los interiores de estilo escandinavo predominan los colores claros, sobre todo, el blanco y los colores neutros como el beige y el gris; aunque también hay presencia de otros tonos, tipo pastel, que dan color sin oscurecer. Para compensar la falta de luz, las fuentes de luz indirectas de cualquier tipo son también imprescindibles. Puedes colocar luces de relleno sobre las paredes o una hermosa lámpara de pie con una pantalla traslúcida junto al sofá para crear un ambiente cálido y acogedor. 

Además ¡que no falten las velas!, que tanto gustan a los escandinavos para cualquier espacio del hogar. Y, para completar la decoración, elige accesorios que potencien esa tan ansiada luminosidad como, por ejemplo, los jarrones u otros accesorios de cristal transparente, que siguen la premisa nórdica de dejar el paso generoso del sol y la luz.  

Estampados geométricos y en zigzag

El estilo nórdico es uno de los estilos de decoración cuya paleta de color se basa en la discreción de los neutros, lo que no significa que sea soso y aburrido. Al contrario, el estilo escandinavo incluye textiles con bonitos estampados con motas imperfectas, figuras geométricas, patrones en zigzag y motivos florales, los cuales se aplican muy especialmente sobre alfombras, edredones y cojines. Además, también es frecuente el uso de letras, números, palabras y mensajes sobre los textiles u otros accesorios decorativos, con lo que se consigue un toque más cool

Mezcla de estilos y épocas en estilo escandinavo

Por su simplicidad y sus líneas simples, el estilo escandinavo funciona muy bien para un look bicolor blanco y negro, aunque también es una muy buena base sobre la que añadir objetos de otros estilos o épocas. Los taburetes de metal del estilo industrial, los candelabros o lámparas de araña del estilo barroco, las cestas románticas y los muebles de madera desgastada del estilo shabby chic quedan fenomenal en los interiores de estilo escandinavo. ¡Combina tu espacio de estilo escandinavo con objetos únicos de otros estilos y aporta personalidad a tu hogar!