Salón en azul petróleo

Olvídate del todo al blanco o todo al beige. ¡Se acabó el aburrimiento! Pintar las paredes con colores vivos e intensos les da carácter y, además, eligiendo el más adecuado para ti puedes conseguir un efecto muy positivo y mejorar tu estado de ánimo y tu bienestar en casa. ¡Pruébalo! Hay muchos colores entre los que elegir. No solo la decoración de paredes es importante sino la elección de color. Inspírate con nosotros. Cómo pintar paredes y acertar ¡dejará de ser un misterio para ti!

6 colores, 6 estilos

Los colores tienen efectos sobre nuestro estado de ánimo. Y no importa si pintas toda la casa de ese mismo color o pintas una sola pared. El color es poderoso y transmite más de lo que crees, aunque sea desde un espacio pequeño. Un consejo: apuesta por pinturas de pared de alta calidad y ecológicas para proteger tu salud. Te cuidarás y cuidarás del planeta. Pero hablemos de los efectos del color. Estas son las razones por las que debes saber cómo pintar paredes con los colores para pintar paredes que más te ayudarán (¡incluidos el blanco y el beige!):

  1. Blanco, del nórdico al contemporáneo

El blanco es ideal para un pasillo estrecho o para las habitaciones más pequeñas. Amplía, es la base perfecta para cualquier estilo decorativo y, a la vez, aporta tranquilidad. Pintar en blanco es acierto seguro tengas el estilo que tengas porque el blanco es la base perfecta para decorar con muebles de cualquier estilo y para combinar con todo tipo de colores, es decir, el blanco es el lienzo ideal para darle a tu casa el estilo que más te guste: desde el nórdico sencillo y actual hasta el contemporáneo más atrevido y contrastado. ¿Algún truco para saber cómo pintar paredes en blanco y que no quede soso? Escoge blancos con un ligero acento cromático: desde el blanco huevo al más grisáceo. Cool.

  1. Gris, estilo clásico-cool

Este color neutro y atemporal regala calidez al hogar, como el beige. ¡Además, combina perfectamente con materiales naturales! Y no hablamos solo del color gris suave. Toda la gama de grises encaja con el estilo clásico. Desde el omnipresente gris claro hasta el más atrevido gris plomo. La gran suerte es que esta gama combina con cualquier otro tono y con cualquier tipo de material en el mobiliario. Eso sí, entre los trucos infalibles para pintar paredes hay uno que debes tener muy presente: no utilizar grises muy oscuros si a tu casa le falta luz porque la empequeñecerían.

  1. Verde, look natural y fresco

Gracias a sus propiedades calmantes, equilibrantes y refrescantes, una pintura verde para paredes es perfecta para dormitorios, cocinas o pasillos. Otra de sus propiedades es que absorbe el sonido ayudando a crear un espacio acústicamente confortable. Es el color de la naturaleza y ofrece numerosas opciones: desde el fuerte verde bosque o el verde musgo, hasta un verde menta o tonos verdes manzana. Una pared en verde oscuro ganará frescura y actualidad con muebles de madera clara o de ratán. Completa la decoración con delicados tonos crema o beige.

  1. Azules, estilo urbano y sofisticado

El azul es calmante y relajante por lo que es perfecto para tu dormitorio o para tu estudio. Te ayudará a concentrarte ¡y al mismo tiempo actualizará el espacio porque se lleva, ¡y mucho! Las paredes en tonos azules, sobre todo los más profundos, están de moda y aportan un look urbano y sofisticado. Busca el contraste con alfombras y accesorios en colores que como blancos, arenas o mostazas: destacarán su fuerza.

  1. Rosa, para un aire romántico-chic

¡El color rosa no es solo para las niñas! Es el color del amor, de la pasión ¡y del glamur! ¿Ideas para pintar paredes de rosa y que no que ñoño? Apuesta por un rosa en un tono coral, en un rosa chicle (si lo vas a acompañar con auxiliares dorados y negros, por ejemplo) o en un rosa palo. Combinados con paredes blancas y muebles de madera clara, los tonos rosas proporcionan carácter y frescura, y con muebles de terciopelo y con toques dorados, glamur.

  1. Beige, clásico y sereno

El beige aporta luz y calor a todas las habitaciones. Es el compañero perfecto para muebles elegantes o de estilo country, porque los acompaña sin robarles protagonismo y crea el espacio sereno para que destaquen. Si apuestas por el beige porque te gusta la calma de los espacios clásicos, acompáñalo de muebles de madera o blancos y de complementos en tonos tostados. Calidez máxima.

5 trucos para acertar con el color

Los colores para pintar paredes son muy variados y a veces es cumplicado acertar con el color correcto para la habitación que queremos pintar. Te damos 5 trucos:

  1. Los tonos oscuros hacen que una habitación parezca más pequeña y estrecha. Por lo tanto, es mejor utilizar un color de pared oscuro solo en una pared.
  2. Una pintura de pared en blanco, así como los tonos pastel, son perfectos para habitaciones pequeñas, ya que hacen que la habitación parezca más grande.
  3. Piensa primero en el efecto que quieres obtener: ¿frío, elegante,  acogedor…? Una vez elegido, selecciona el color de pared adecuado.
  4. Para saber cómo pintar paredes con el color adecuado, lo mejor es realizar una pequeña prueba de pintura en una sola pared con el nuevo color. Si no te gusta el resultado, puedes volver a pintar fácilmente solo esa pared y no toda la habitación.

Y entre los trucos básicos para pintar paredes que no debes olvidar, está este: cuando pintes, ventila. Y deja secar bien la pintura antes de dar una segunda capa o de limpiar la habitación.

Pinceles, brochas, rodillos…¿qué necesitas?

Una guía sobre cómo pintar paredes implica no solo hablar de los colores que mejor le irán a tu espacio y a tu estilo, sino también de cómo aplicarlos y con qué materiales. ¿Vamos a ello? ¡Empecemos por los materiales! Aquí tienes la lista de lo que necesitarás, para qué en concreto y algunas ideas para pintar paredes con todo ello de forma perfecta.

Paletina: brocha rectangular para superficies lisas en las que necesites distribuir la pintura de manera uniforme.

Brocha redonda: para pintar ángulos y rincones de las paredes. Un truco para pintar paredes con brocha o paletina de forma perfecta es utilizar brochas de cerdas sintéticas o mixtas si vas a elegir una pintura al agua (recomendable para tener espacios más saludables) y de cerdas naturales si vas a usar una pintura con disolvente.

Pincel: para pintar detalles, lugares de difícil acceso o bien hacer retoques. Puede ser redondo o plano según te vaya mejor.

Rodillo de pelo corto: para pintar grandes superficies si son lisas.

• Rodillo de pelo largo: para grandes superficies porosas como paredes de hormigón o con gotelé. Tanto estos rodillos como los de pelo corto son recomendables para pinturas al agua o acrílicas.

Rodillo de espuma: son los recomendados para pintar paredes con pinturas sintéticas y barnices, y sobre todo, las paredes deben estar muy lisas.

Ahora que ya tienes la teoría en tus manos, necesitarás inspiración… ¡viaja por la web de Westwing y coge ideas para pintar tu casa y darle un nuevo color a tu vida!

Nuestros accesorios para terminar de decorar la pared