Jardin con decoración moderna

Una alfombra puede cambiarlo todo, y no solo en el interior de la casa, sino también en tu balcón, tu porche o tu terraza. Y es que las alfombras tienen el poder de decorar el ambiente y a la vez de delimitarlo y hacer que los exteriores, por muy amplios que sean, se vean ultra acogedores. Pero no todas las alfombras sirven para el exterior: hay que tener en cuenta que resistan no solo el desgaste sino también las inclemencias del tiempo. Hemos preguntado a nuestros expertos de Westwing y aquí tienes sus claves para elegir la mejor alfombra exterior para tu casa.  

Antes de comprar… ¡4 preguntas!  

  1. ¿Estará bajo un techo o bajo el sol? Una alfombra exterior resistirá mejor en la intemperie siempre que esté cubierta. De no ser así, hay ciertos materiales que deberás evitar, por ejemplo, las fibras naturales, y será mejor que te decantes por materiales como el poliéster, que es mucho más resistente al agua y al sol, y es muy fácil de limpiar. 
  2. ¿Qué tamaño deberá tener? Nuestros expertos nos recomiendan que tu alfombra exterior sea tan amplia como para que todas las patas de sofás o sillas queden dentro de ella, incluso desplazándolas para sentarte en ellas, porque así se evitan tropiezos y que los muebles cojeen. 
  3. ¿Retendrá el calor? Asegúrate de que la alfombra de exterior de la que te enamores no retenga el calor porque necesitas que sea fresca para ganar máxima comodidad bajo los pies en verano. Cuanto más prensados estén los hilos de tu alfombra, menos cámaras de aire tendrá y, por lo tanto, habrá menos posibilidad de que retenga el calor. De todos modos, las alfombras de exterior ya están fabricadas en materiales frescos capaces de transpirar muy bien. 
  4. ¿Habrá una piscina cerca? Si vas a colocar tu alfombra exterior cerca de una piscina o de una fuente o zona húmeda, las alfombras más recomendables son las de polipropileno, ya que impiden que penetre la humedad y, además, se secan con facilidad y el sol no altera su color.  

¿De qué material debe ser tu alfombra exterior? 

Vaya por delante que limpiar la alfombra exterior con frecuencia hará que su vida útil se alargue. Si es pequeña, con sacudirla puede ser suficiente, pero si su tamaño te dificulta la operación, lo mejor será pasarle la aspiradora para librarla de polvo, tierra y hojas. Y después, según sea el material, aplicarle la limpieza más adecuada.  

  • Alfombra exterior sintética: puede ser de vinilo, de PVC, de polietileno o de polipropileno. Son muy resistentes al sol y a la lluvia, y se pueden limpiar sin problemas con una manguera o incluso con la fregona, con una solución de agua y jabón neutro. Además, este tipo de alfombras ofrecen un gran abanico de acabados y colores. 
  • Alfombras de fibras vegetales: su tacto es más agradable que el de las alfombras sintéticas y su acabado artesanal las hace bellas y cálidas. Ahora bien, son más delicadas y es mejor protegerlas colocándolas bajo cubierta. ¿De qué fibras estamos hablando? Yute, sisal, coco, bambú o algas, por ejemplo. Para limpiarlas, nuestros expertos nos recomiendan aspirarla una o dos veces por semana y si algún líquido se derrama sobre ellas, limpiarlo enseguida, antes de que lo absorban, con un trapo mojado en agua. De base, este tipo de alfombras ya suelen llevar un protector antimanchas, pero más vale prevenir…
  • Alfombras de algodón: su aspecto es fresco e informal, son ligeras y suelen tener mil motivos y colores distintos. Para mantenerlas en perfecto estado, las puedes lavar en la lavadora. Así de sencillo. Otra ventaja es que aguantan muy bien las altas temperaturas y no acumulan electricidad estática. ¡Ojo! Búscalas con tratamiento antidecoloración porque el sol puede desgastarlas. 

Date un paseo por la selección de alfombras para exterior de WestwingNow y consigue que tu balcón, terraza o jardín ganen estilo y se conviertan en espacios ultra acogedores.