Descuentos de hasta -70% ¡Regístrate!

Artículos de decoración

Decoración y accesorios. Aquellos enamorados de la decoración de interiores lo saben: una buena selección de artículos de decoración te permite vivir en una casa especial y única y, a su vez, captar la atención de tus invitados en veladas diurnas o nocturnas. Quizá acabas de mudarte a tu nuevo hogar y deseas dar vida a esas paredes blancas prediseñadas, o tal vez llevas mucho tiempo viendo los mismos objetos y quieres un cambio en el salón, el dormitorio, o incluso el pasillo. Para conseguirlo, siempre puedes optar por muebles con personalidad, detalles originales o piezas que, si bien parecen no tener un gran peso decorativo, luego marcan la diferencia. En definitiva, el uso de accesorios es una buena baza para decorar. El estilo puede variar según tus gustos: desde el shabby chic hasta el barroco, pasando por tendencias patchwork en tapices. A continuación, te hablamos de algunos artículos que, para nosotros, son imprescindibles en cualquier casa. Coge papel y lápiz y toma nota.

Artículos de decoración imprescindibles

  1. Un florero. ¿Quién dijo que un florero no sirve para nada?¿Piensas que es un elemento demasiado visto? ¡Para nada! Una elección con buen gusto no solo permite mantener flores en agua (que, por cierto, dan un toque de color a la estancia), sino también maximizar las características del lugar en el que esté. Está claro que puedes atreverte con cualquier tono y diseño (quizá buscas un jarrón tipo “Médicis” o “Regencia”, de mármol y piedra, o un tono muy eléctrico que, visualmente, llame mucho la atención), pero con uno sencillo conseguirás armonizar con cualquier tipo de flor y cualquier estilo decorativo.
  2. Bandejas. Ya no son únicamente propias de casas muy lujosas: actualmente, puedes encontrarlas en cualquier parte y hechas de muchos materiales, desde metal o aluminio hasta resina o madera. Son muy decorativas, y su carácter polifuncional las convierte en un must-have. Puedes colocar una sobre una mesa de centro y combinarla con velas (también aromáticas) para crear un ambiente más íntimo, o utilizarla en el aparador del vestíbulo como superficie de almacenamiento para llaves, gafas de sol, monederos y otros pequeños objetos.
  3. Marcos de fotos. Los marcos de fotos te llevan a un nuevo nivel decorativo: incluso tus propias fotografías, imágenes o pósteres pueden convertirse en un elemento ornamental. Imagina que una colorida foto del MoMA en Nueva York o los tonos azules de una playa salvaje de las Canarias pasan a formar parte de tus paredes. Elige el marco más adecuado para tu estilo (hay marcos de metacrilato, metal, aluminio, madera, plástico, vidrio) o hazlo tú con tus propias manos (existen muchos modelos con medidas para hacer y customizar tus propios marcos). Combinando marcos diferentes puedes crear un collage. Si te atreves con un estilo más boho, puedes colgar fotos directamente en chapas grandes de madera (por ejemplo, encima de tu cama) o colgarlas en cordeles (neutros o de color) con pinzas (de madera o coloreadas).
  4. Objetos varios en la pared. Carteles, lienzos, pinturas, cajas con letras, o pinturas pueden transformar tu habitación rápidamente. De nuevo, puedes elegir diferentes materiales, como poli-resina, fibras de madera, cuerdas de metal y vidrio, etc.
  5. Otros elementos. Pero no por ello menos importantes. Mesas auxiliares, rectangulares o circulares, de metal y espejo, blanco, plata, oro o aluminio. Las mesas nido también, de metal y vidrio, dan un punto de modernidad a cualquier entorno. Además de las bandejas, puedes utilizar cestas, en tonos blancos obeige, de ratán y poliéster o de esparto. En cuanto a la iluminación, más allá de las velas dispones de porta-velas de vidrio en varios colores o de plata, o de faroles, más modernos, de metal, vidrio y fibra, en tonos grises o negros, o vintage, tan de moda actualmente. Por último, la decoración no puede olvidarse a la hora de comer. Platos, boles y vasos, con diseños originales, te harán disfrutar de una comida más estética.

Todo esto puedes acompañarlo de decoración concreta para cada época del año: en invierno, la madera es muy habitual (reutiliza cajas de vino, por ejemplo, para conseguir originales objetos y muebles pequeños) junto con el árbol navideño y la presencia de mantas (que pueden ser de colores, para romper un poco la gama de colores fríos invernales); en verano, puedes cambiar los colores de estos elementos y que predominen diseños y materiales con tonos más eléctricos (con azules, naranjas y blancos); los ventiladores de techo con colores distintos son otra opción decorativa y útil. Está en tus manos que la decoración de tu hogar no caiga en la monotonía, es relativamente fácil y cada vez más económico. Con estas ideas podrás inspirarte.